«Un potencial desastre ecológico»

«Un potencial desastre ecológico»

Ecologistas y formaciones como IU o Málaga Ahora tachan la situación de «preocupante» y piden mayor compromiso a las administraciones

ALVARO FRÍAS y FERNANDO TORRES

En Nerja nadie es ajeno a que la localidad lleva años realizando vertidos al mar, ya que el municipio no cuenta con una depuradora en funcionamiento. Se trata de una realidad de la que todo el mundo es consciente, pero que no deja de sorprender a quienes se dan de bruces con ella. La valoración por parte del Seprona de que podrían haberse acumulado hasta nueve toneladas de toallitas en los fondos marinos frente a las costas del municipio ha hecho que las alarmas resuenen con más fuerza entre ecologistas y algunas formaciones políticas.

Antonio Amarillo, de Ecologistas en Acción, detalla los elementos que acaban en el mar por los vertidos: «Están desde las famosas toallitas hasta bastoncillos de los oídos, heces, detergentes, fármacos o aceites. Es decir, todo lo que la gente tira por los retretes de sus casas va a parar al litoral. Pero también los deshechos de las actividades que se realizan en polígonos industriales o en las empresas que se encuentran en la localidad».

Su compañero de Ecologistas en Acción, Rafael Yus, explica que «los deshechos pueden convertirse en un potencial desastre ambiental». Debido a los vertidos sin control pueden verse afectadas desde las praderas de poseidonias –ecosistema protegido– hasta la fauna marina. Asimismo, según insiste, pueden producirse problemas para los humanos, ya que en sus heces hay bacterias coliformes que pueden transmitir enfermedades como la disentería.

La coordinadora federal de la comisión de Medio Ambiente de Izquierda Unida, Eva García Sempere, considera que la acumulación de residuos es «una barbaridad en toda regla» que su formación lleva «años denunciando». «La dejadez de la Junta y el Estado ha derivado en una situación que se veía venir». En esta misma línea se pronunció Rosa Galindo, que considera que la situación actual es «indignante», fruto de una «absoluta responsabilidad» de los gobernantes.

Esta preocupación es compartida por los vecinos de la localidad. José Miguel Ortuño, responsable de una de las asociaciones de vecinos de la localidad, indica que son conscientes de ello, aunque insiste en que las playas de la localidad están limpias: «Yo paseo todas las mañanas por ellas y disfruto del agua trasparente. No se ven restos flotando a diario en esas aguas».

Son restos que sí se aprecian en algunas zonas de la localidad. Miguel Joven, de Educare Aventura, explica que, cuando hay temporal, se remueve el fondo del mar, por lo que las toallitas no están solo ahí, sino que también acaban pegadas en las rocas de los acantilados, algo «muy triste» de ver. «Ni en un par de días de fuertes olas rompiendo contra ellas se quitan, son muy resistentes y se adhieren con resistencia a la piedra».

Es una situación a la que hacen frente. Por ejemplo, para el próximo día 13 de abril han organizado, junto a Proaventura y al Ayuntamiento de la localidad axárquica, una limpieza de los acantilados. «Se trata de una iniciativa que hacemos todos los años, incluso hasta en dos convocatorias, a la que animamos que se apunte todo el que quiera, esperamos a los voluntarios», asevera Joven. Fruto de su trabajo, insiste en que el entorno en el que se mueven en esta empresa «está perfecto, por lo que no hay que alarmarse en exceso».

Todas las partes insisten en que la solución definitiva para acabar con la situación que se vive en Nerja es que la depuradora comience a funcionar cuanto antes. Coincide con este argumento Manuel Villafaina, presidente de la asociación de hosteleros de la costa, que apunta a que en breve la EDAR estará en marcha.