Una pintora para los Rolling Stones

La joven, con Ronnie Woods. /
La joven, con Ronnie Woods.

Paloma Newbould, una vecina inglesa de 11 años, ha regalado al batería Charlie Watts y al guitarrista Ronnie Wood sendos cuadros

EUGENIO CABEZAS

Eugenio Cabezas

Paloma Newbould Pastor es una niña inglesa de once años que vive en Algarrobo. Estudia sexto de Primaria en el colegio Genaro Rincón de La Caleta de Vélez. Sin embargo, esta joven puede presumir de haber sido ya la retratista oficial de una de las bandas de 'rock and roll' más legendarias de todos los tiempos, los míticos Rolling Stones. La joven ha pintado sendos cuadros al batería, Charlie Watts, y al guitarrista, Ronnie Wood.

El motivo de esta conexión artística es que Newbould es sobrina de Watts, ya que su padre es el exmarido de una hermana de la mujer del batería de la banda anglosajona. Precisamente en la capital británica fue donde la joven algarrobeña le entregó a comienzos del mes de de julio de 2013 su primer cuadro, un óleo en el que el músico aparece mucho más joven, inspirándose en una fotografía de hace más de treinta años. «A él le gustó mucho, porque estaba muy favorecido», bromea.

Posteriormente, tras este primer encuentro, en el que los integrantes de la banda de 'rock and roll' quedaron muy sorprendidos por el talento artístico de Newbould, la menor se embarcó en el reto de pintar al segundo de los componentes del grupo, el guitarrista Ronnie Wood, después de que éste se lo planteara como un reto tras su primer encuentro. «Para mí es un orgullo haber podido pintar estos cuadros para dos de los cuatro integrantes de los Rolling Stones», asegura satisfecha.

Con motivo del concierto que la banda ofreció en el estadio Santiago Bernabeu de la capital madrileña el pasado 25 de junio, la menor acudió para entregárselo, teniendo el privilegio de compartir unos minutos en el camerino con los cuatro integrantes: Keith Richards, quien posó para la foto junto a Ronnie Wood, Mick Jagger y su tío Charlie Watts. «Fue muy emocionante estar allí, dentro del estadio y en los camerinos, minutos antes de que empezase el concierto. A Ronni le gustó también mucho el cuadro, porque salía igualmente muy favorecido, como en una foto de hace varias décadas», sostiene.

«Por ahora no tengo previsto pintar a los dos que me faltan, aunque no me importaría en absoluto, lo haría encantada», sostiene Paloma Newbould, quien explica que lleva pintando desde los cinco años. «Me gusta desde pequeña, al principio lo hacía por entretenerme, pero ahora no puedo dejar de pintar, tanto al óleo, como con acrílico, acuarela o lápiz», admite. Su madre, Jane, explica que Paloma tiene un hermano mellizo, Óscar, que no se parece en nada a ella. «Él practica más deportes, le gusta el fútbol, y de hecho quiere ser futbolista, aunque también ha estado apuntado a judo», detalla.