Denuncian peligro de contaminación por amianto en Vélez-Málaga

Se trata de las cubiertas de una fábrica de ladrillos en ruinas ubicada frente a un centro comercial del municipio

EFEvélez-málaga

El concejal del PA en el Ayuntamiento de Vélez-Málaga José Luis Gámez ha denunciado hoy ante el Seprona de la Guardia Civil el peligro de contaminación por amianto de las cubiertas de una fábrica de ladrillos en ruinas ubicada frente a un centro comercial del municipio.

Gámez ha explicado a los periodistas que en agosto de 2010 se cerró la fábrica debido a la crisis de la construcción, y su propietario pidió al administrador concursal que vendiera la maquinaria porque el inmueble sufrió una serie de robos y se estaba procediendo a su desmantelamiento "sin control alguno".

Los ladrones empezaron llevándose los cables de cobre, destrozando los automatismos y causando daños que han dado lugar a la situación actual, con la fábrica en ruinas y 15.000 metros cuadrados de cubierta, en su mayoría de uralita, que deben ser retirados por una empresa especializada, ha manifestado.

El edil ha advertido del riesgo que entraña para la salud la retirada de estas estructuras si la operación se realiza sin las adecuadas medidas de seguridad, y ha alertado sobre la cercanía de la fábrica al centro comercial, ubicado entre Vélez-Málaga y el núcleo costero de Torre del Mar y que visitan a diario miles de personas.

El concejal también ha presentado una moción en el Ayuntamiento en la que pide a la administración local que, "en su obligación y compromiso de velar por la salud de los ciudadanos", solicite al administrador concursal o banco propietario de la antigua fábrica la retirada de las planchas de uralita o bien que lo haga de oficio el propio Consistorio.

Ha añadido que hace meses el edificio sufrió un incendio, que empeoró su situación y que parte de la cubierta de uralita se ha desprendido y está esparcida por el suelo de las naves.

Ha recordado que en diciembre de 2001 se prohibió en España la comercialización y utilización del amianto blanco, que se empleaba en forma de fibrocemento o uralita.

El edil ha insistido en que la demolición de los elementos de fibrocemento que contengan amianto es "muy peligrosa y debe estar estrictamente controlada", ya que la inhalación de microfibras de este material "eleva enormemente el riesgo de padecer un tipo muy concreto de cáncer de pleura".