PP y PSOE lanzan los primeros guiños a Cs para amarrar el poder municipal en Andalucía

PP y PSOE lanzan los primeros guiños a Cs para amarrar el poder municipal en Andalucía

Los naranjas andaluces están a la espera de la decisión nacional, pero el portavoz en el Parlamento asegura que no habrá «cordones sanitarios» y su partido será «útil y responsable» donde es llave de gobierno

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Tanto PP como PSOE en Andalucía han comenzado esta mañana a lanzar guiños y realizar llamadas a Ciudadanos para amarrar el poder municipal, sobre todo de las grandes ciudades donde no hay mayorías absolutas. Cs es llave de gobierno en cinco de las capitales: Málaga, Almería, Jaén, Granada y Córdoba. En Sevilla y Cádiz, el bloque de izquierdas permite retener el bastón de mando a sus actuales alcaldes: el socialista Juan Espadas y el podemita José María González 'Kichi'. La única mayoría absoluta de las capitales es la del socialista Gabriel Cruz en Huelva.

El PP puede optar entre Cs y Vox para que su candidato en Almería y actual alcalde, Ramón Fernández Pacheco, continúe como regidor. En Málaga, Francisco de la Torre podría reeditar el acuerdo del pasado mandato con los naranjas. La incógnita se cierne sobre ciudades como Granada, Jaén y Córdoba, en las que el PP y Cs no suman mayoría absoluta y necesitan de Vox para la investidura de un regidor de la derecha. Ni Cs ni Vox se ha pronunciado todavía a la espera de las indicaciones de sus respectivas organizaciones nacionales. Incluso el portavoz de Cs en el Parlamento andaluz, Sergio Romero, ha echado más incertidumbre al afirmar que su partido no pondrá «cordones sanitarios» y será «útil y responsable». No ha aclarado si el cordón sanitario se refería a Vox o al PSOE. Los socialistas han ganado en Jaén y Granada, siendo significativa la victoria de Francisco Cuenca en esta capital después de tres décadas de mayorías del PP.

El PP andaluz, que gobierna con Cs en la Junta, confía en que la alianza que se fraguó para apear a los socialistas de San Telmo el pasado diciembre también acabe por fructificar en las dos capitales citadas y en Córdoba, donde el candidato popular José María Bellido sí ha ganado en concejales y votos al PSOE de la alcaldesa Isabel Ambrosio. En la capital califal la suma de las tres derechas supera a la de las izquierdas, por lo que no se puede repetir la alianza de 2015 cuando, pese a ganar el PP de José Antonio Nieto, la socialista pudo acceder a la Alcaldía. El coordinador de IU Andalucía y portavoz de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo, ha advertido que en aquellos municipios donde no ha habido confluencia, como el caso de Córdoba, las izquierdas de Podemos e IU han salido más perjudicadas que donde sí ha habido unidad, como Sevilla y Cádiz.

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, se ha mostrado convencido de que la «fórmula de éxito» en la Junta sea exportable a otras comunidades autónomas y no contempla que su partido no logre el sillón de alcalde en las capitales andaluzas donde los tres partidos que hicieron posible su investidura suman mayoría absoluta. Moreno ha insistido en que el PP puede gobernar en cinco capitales andaluzas, lo que vendría a «consolidar el cambio en Andalucía». Antes de asistir a la reunión en Madrid del comité ejecutivo nacional del PP, el presidente andaluz ha subrayado a los periodistas que el gobierno andaluz «está funcionando». También el portavoz del PP andaluz y consejero de Presidencia, Elías Bendodo, ha manifestado en Málaga que «la fórmula del pacto a la andaluza funciona» y «es aplicable a varias capitales» de esta comunidad, por lo que si se repite el acuerdo de la Junta «se puede gobernar en cinco ayuntamientos y dos diputaciones».

El PSOE no se ha quedado quieto y también tira los tejos a los naranjas. El coordinador de la Secretería general del PSOE andaluz, José Fiscal, ha llamado a la «responsabilidad» para que los ayuntamientos sean gobernados por partidos «constitucionalistas, serios y no populistas, lo que invalida la presencia de Vox». Considera un «disparate» que Cs pusiera un «cordón sanitario» a los socialistas para impedir que gobiernen en ciudades donde han ganado, como Jaén y Granada, y pretenda gobernar con el respaldo de Vox. «No le vendría mal un ejercicio de responsabilidad a Cs», ha subrayado Fiscal.

Sobre cordones sanitarios ha hablado el portavoz de Cs en el Parlamento, Sergio Romero. Ha dicho que en el partido naranja no son «ni de excluir ni de hacer cordones sanitarios, sino de intentar aplicar la política del sentido común, diferente a lo que venía siendo el bipartidismo (PP y Cs), y centrarnos siempre en los ciudadanos y en las mejoras que puedan beneficiarles«. Aún haciendo hincapié en que la decisión corresponde a la dirección nacional de Ciudadanos, ha mandado un recado al PP andaluz, convencido de reeditar el pacto de la Junta. «En política la precipitación nunca es buena«, ha manifestado Romero para apostillar: «Además en estas elecciones el PP ha sufrido otro batacazo», en alusión a que han perdido votos y concejales respecto a 2015. Aún así, Romero deja traslucir que habrá conversaciones con los populares, a los que insta a «a sentarse, a dialogar y ver propuestas y proyectos concretos, pero siempre en el ámbito de las negociaciones que pueda entablar el Comité nacional de negociación que se ha constituido en Madrid este mismo lunes«.