La batalla de las capitales andaluzas, clave en el desenlace electoral del 26M

La batalla de las capitales andaluzas, clave en el desenlace electoral del 26M

Los actuales ediles de las ocho ciudades optan a la reelección en un escenario sin mayorías claras y necesitado de reeditar los pactos

JOSÉ LUIS PIEDRASEVILLA

La madre de todas las batallas en la contienda del próximo domingo se va a librar en las capitales andaluzas, feudos clave para el peso que cada partido pueda alcanzar en los próximos años. El incierto resultado es algo tan seguro como la ausencia de mayorías absolutas, lo que dibuja un horizonte muy abierto a pactos, la llave que abrirá las puertas de la gobernabilidad en la mayoría de los consistorios en los que todos los actuales regidores buscan la reelección. Apenas se habla de pactos en campaña porque será la segunda parte de esta gran batalla que se dirimirá en junio. Ahora la prioridad de todos los partidos es pelear por el máximo de l sufragios en cada barrio. Los pactos se harán sobre dos escenarios claros y más que posibles: el bloque de centro-derecha conformado por PP, Ciudadanos y Vox, y la alianza de la izquierda liderada por el PSOE con el apoyo de la confluencia Adelante Andalucía, junto a otras formaciones que no concurren bajo esta coalición, como ocurre en Jaén y Almería.

La disyuntiva entre estos dos bloques puede verse alterada siempre por la posición final de Ciudadanos que, a priori y sobre el papel, parece claro que apuesta por repetir el modelo del Gobierno andaluz. A la espera de despejar esa incógnita, lo inmediato está en la lucha encarnizada por la disputa de ser la lista más votada.

Y en eso los socialistas parten con cierta ventaja en dos capitales en las que gobiernan: Sevilla y Huelva, mientras que en Córdoba y Granada, como en Málaga, esperan mejorar sus resultados. El reto para el partido que lidera Susana Díaz es conservar dichas alcaldías y también pelear por las capitales regentadas actualmente por el PP, Jaén y Almería, donde confían en aprovechar el desgaste de sus regidores para mejorar su representación y soñar con asaltar dichas alcaldías con el apoyo de otras formaciones, en especial la que dirige Albert Rivera.

Otro reto prioritario de los socialistas es lograr en los ayuntamientos y diputaciones lo que ya se consiguió el 28 de abril: frenar la ola conservadora que concurre ahora fragmentada e impedir a toda costa que sumen las tres derechas para gobernar en estas instituciones provinciales, un temor que se extiende en el PSOE-A tras el pacto que sustenta desde hace unos meses al Gobierno andaluz. Desde el Partido Popular aseguran que su obsesión es ser la lista más votada en los feudos donde gobiernan, Málaga y Almería, pero sobre todo lograr ser los primeros dentro del bloque de centroderecha en todas capitales para poder sumar así los apoyos necesario para clonar así la experiencia del Gobierno andaluz y llevarla a los consistorios de las grandes ciudades con el aval de los positivos resultados en su corta andadura.

Desde Ciudadanos se subraya la frase de «salimos a ganar», todo un tópico que en las capitales se vuelve una utopía por el momento aunque sí aspiran a desempeñar, sin duda, un papel decisivo para decidir sobre los nuevos alcaldes y gobiernos en la mayoría de las ciudades. Prácticamente en todas tendrán mucho que decir como en el anterior mandato municipal, donde facilitaron por igual gobiernos del PP y del PSOE, aunque el tablero político ahora es completamente diferente al escenario de 2015 para la formación naranja, cuya predilección en pactos se ha deslizado hacia la derecha.

Adelante Andalucía, confluencia que concurre en las capitales de forma conjunta menos en Jaén y Almería, se afana especialmente en Cádiz para conservar la única capital en la que gobierna, mientras que en el resto de capitales se han marcado como prioridad movilizar el voto de la izquierda y obtener el máximo número de ediles para hacer frente al auge de la derecha y, sobre todo, frenar a la ultraderecha de Vox para que no sea determinante en los nuevos ayuntamientos y evitar así el pacto que sustenta el Ejecutivo andaluz.

Sevilla

El actual alcalde, el socialista Juan Espadas, parte como favorito con un apoyo creciente en las encuestas. Hasta ahora ha gobernado en solitario con los apoyos puntuales de la izquierda y Ciudadanos al carecer de mayoría absoluta, una meta casi imposible de conseguir en la capital andaluza. Todo apunta a que podrá revalidar su mandato de nuevo con apoyos, aunque desde el sector de centroderecha no se descarta la sorpresa de que todos los ediles puedan sumar una mayoría suficiente para gobernar con PP, Ciudadanos y Vox, que entraría por primera vez en el ayuntamiento sevillano.

Cádiz

El actual alcalde de Podemos, José María González 'Kichi', tiene muchas posibilidades de repetir en el cargo y de ser de nuevo la lista más votada al concurrir en esta ocasión con más fuerza y apoyos en una lista unitaria que aglutina a toda la izquierda con la confluencia de Adelante Andalucía. Hasta ahora ha gobernado con el apoyo del PSOE, que con Fran González como candidato espera mejorar sus resultados al igual que el PP con Juan José Ortiz, aunque el popular lo tiene que fiar todo a un futuro apoyo de Ciudadanos, que también prevé crecer en la capital gaditana.

Jaén

Apasionante y disputada va a estar la alcaldía de la capital jiennense, cuyo actual alcalde, el popular Javier Márquez, espera repetir en el sillón con los apoyos de Ciudadanos y Vox, que entraría por primera vez en el consistorio. El resultado está muy abierto y el candidato socialista, Julio Millán, también tiene muchas posibilidades, sobre todo si se atiende a los resultados de las pasadas generales en las que el PSOE-A volvió a ser la lista más votada en la capital por delante de los populares. Con todo, la clave estará en manos de Ciudadanos, que hasta ahora ha arropado al alcalde del PP. La izquierda concurre dividida con Adelante Jaén, por un lado, y Jaén, Sentido y Común, por otro.

Huelva

El actual regidor, el socialista Gabriel Cruz, aspira a seguir el frente del consistorio onubense como la lista más votada e incluso mejorando sus resultados con respecto a 2015. Hasta ahora ha gobernado en solitario con mayoría siempre y con apoyos puntuales para sacar adelante su gestión. El PP y Cs han movido ficha y presentan candidaturas renovadas con las que esperan dar el asalto al ayuntamiento con un posible pacto. Adelante Andalucía confía en conservar su representación, clave también para garantizar llegado el caso la continuidad del primer edil socialista.

Córdoba

La alcaldesa socialista, Isabel Ambrosio, parte con el propósito de volver a gobernar incluso incrementando sus apoyos y confiando en revalidar el pacto con la izquierda, aunque la lista más votada en 2015 fue la del PP que presenta nuevo candidato, José María Bellido, que confía en poder sumar mayoría con Ciudadanos, que también alberga expectativas de entrar en el consistorio con fuerza. La izquierda de Podemos e IU, con un peso tradicionalmente importante siempre en el electorado cordobés, se presenta por separado con listas diferentes.

Granada

Muy abierto el panorama en la capital granadina, donde el actual alcalde, el socialista Francisco Cuenca, accedió al cargo a través de una moción de censura con el apoyo del resto de fuerzas para desbancar al popular José Torres Hurtado, acosado por los casos de corrupción. El PP pretende recuperar esta plaza de la mano de un nuevo candidato y líder provincial. Sebastián Pérez tiene opciones para gobernar pero siempre contando con el respaldo de Ciudadanos, cuyo candidato, Luis Salvador, ha sostenido hasta ahora al primer edil socialista, candidato que también espera subir en votos con respeto a 2015.

Almería

Es uno de principales feudos del PP. Su alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, que tomó posesión a principios del mandado tras la marcha de Luis Rogelio Rodríguez Comendador, aspira a mantenerse al frente del consistorio y ser de nuevo la lista más votada, al menos en el centro derecha. Para ello tendrá que contar con el necesario apoyo de Ciudadanos, que también se convertirá así en la llave decisoria del nuevo gobierno, ya que los socialistas con su nueva candidata, Adriana Valverde, sueñan con repetir el resultado de las generales como primera fuerza en la capital. El tirón almeriense de Vox les permitirá también entrar en el consistorio de la capital, aunque con menos fuerza que en la provincia.