Familias malagueñas reciben a niños bielorrusos de las zonas afectadas por el desastre nuclear de Chernóbil

Las familias esperaron el autobús de los menores, que llegaron en avión a Madrid. /SUR
Las familias esperaron el autobús de los menores, que llegaron en avión a Madrid. / SUR

Un total de 18 niños pasarán casi dos meses en una estancia terapéutica a través de la asociación La Sonrisa de un Niño

Amanda Salazar
AMANDA SALAZARMálaga

Familias malagueñas recibieron ayer por la noche en La Noria de la Diputación a 18 niños bielorrusos, que viven en las zonas afectadas por la catástrofe nuclear de Chernóbil de 1986. Se trata de niños de entre siete y 16 años que pasarán 50 días alojados en casas de familias de la provincia, de la mano de la ONG La Sonrisa de un Niño. La asociación lleva desde 1997 promoviendo este tipo de acogida en estancias terapéuticas para los menores que, además de residir en zonas expuestas a las radiaciones, provienen de familias con escasos recursos de zonas rurales.

«Este año se han unido tres nuevas familias de acogida, estamos muy satisfechos porque la mejoría que tienen los niños en estas semanas en Málaga es muy importante», explica Almudena Armentia, vicepresidenta de la entidad. Tras muchas horas de viaje, la acogida por parte de las familias malagueñas fue «muy emotiva». Algunos, se reencuentran con niños que ya han pasado algunos veranos con ellos. Para otros, era la primera vez que conocían a unos niños que hasta ahora solo habían visto en fotos.

Durante su estancia, además de actividades de ocio, gracias a la colaboración de diferentes entidades, los niños tendrán revisiones dentales y de vista. «Solo con sacarles de la zona, las vitaminas que les da el sol y una alimentación equilibrada hace que ganen más de seis kilos durante su estancia», explica Armentia.

«Durante el año, la asociación realiza distintos eventos benéficos para recaudar fondos y apoyar a las familias que se implican para acoger a los niños, para que no tengan que poner tanto dinero de sus bolsillos», añade la vicepresidenta de La Sonrisa de un Niño. Las familias deben afrontar un gasto mínimo de 650 euros, solo para sufragar la tramitación de los visados, el viaje y una monitora que les acompaña, puesto que no pueden viajar solos. A esto se suma la estancia de un niño, aunque, según Armentia, todo se ve recompensado con la experiencia de ayudar a estos menores. Más información, en el 650 377 766 y www.lasonrisadeunninomalaga.org.in/

Los menores llegaron este jueves a La Noria.
Los menores llegaron este jueves a La Noria. / SUR

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos