Medem presenta las primeras imágenes de 'Room in Rome'

ENRIQUE MIRANDA| MÁLAGA
Natasha Yarovenko y Medem, junto al cartel. /C. MORET/
Natasha Yarovenko y Medem, junto al cartel. /C. MORET

Un impactante montaje de siete minutos fueron suficientes ayer para captar la esencia de lo que será el nuevo trabajo del director Julio Medem. Dos mujeres, una habitación de hotel, una irrefrenable atracción sexual y muchos sentimientos encontrados. Todo eso es 'Room in Rome', la nueva película de Medem (autor de 'Lucía y el sexo' o 'Los amantes del círculo polar', entre otras), cuyas primeras imágenes se estrenaron ayer en el Punto de Encuentro SUR del Festival de Málaga-Cine Español.

El director vasco propone en esta cinta una historia de atracción entre dos mujeres (Elena Anaya y Natasha Yarovenko, esta última presente ayer en Málaga) que discurre en una noche de verano en un hotel. Anaya da vida a Alba, una ingeniera española con pareja (Najwa Nimri) y dos hijos, que conoce a Natasha, una joven rusa que va a casarse con su profesor. Entre ellas surgirá una relación cargada de amor y sexualidad: «Se pueden hacer muchas historias partiendo de dos desconocidos que se conocen en una habitación de hotel», aseguró el director.

Versión de 'En la cama'

Medem explicó que la idea de 'Room in Rome' surgió del productor Álvaro Longoria, tras ver el filme 'En la cama', de Matías Bize; Medem aceptó hacer una versión de esta cinta cambiando radicalmente los personajes y la trama. «Me gusta ponerme a hacer cosas que no he hecho nunca. En esta película no hay elipsis ni paisajes, elementos muy comunes en mis trabajos. En 'Room in Rome', la habitación y los cuerpos de las actrices son el paisaje», declaró.

En la película, el erotismo y la sensualidad entre las dos mujeres tienen una gran presencia, sobre todo en el arranque de la cinta. «Siempre tenemos el miedo inicial a que la carga de sexo de la película tome excesivo protagonismo. Pero la idea principal de la película es sobre todo la atracción como fuerza dominante en inesperada», dijo el cineasta, que destacó la química que surgió durante todo el rodaje entre é y las dos actrices protagonistas.

Para este proyecto, Medem no ha dudado en volver a trabajar con Elena Anaya, pero para el papel de la joven rusa, la elección no fue tan fácil. Se hicieron pruebas en Rusia y Madrid e incluso se encontró una primera actriz rusa, pero su marido no le dejó rodar cuando leyó el guión. Al final, la elegida fue Natasha Yarovenko, una joven actriz ucraniana que vive en Barcelona.