Diario Sur

La familia de Barberá pide a los partidos e instituciones que no acudan al funeral

vídeo

Flores y velas depositadas por los vecinos en el Ayuntamiento de Valencia. / Afp | Vídeo: Atlas

  • Mariano Rajoy asistirá al último adiós a la senadora y exalcaldesa de Valencia, fallecida a los 68 años tras sufrir un infarto en un hotel de Madrid

  • Podemos se niega a secundar el minuto de silencio en el Congreso por considerarlo "un homenaje a su trayectoria"

Sonaba esta mañana a las nueve en los pasillos del Congreso el timbre que llama a los diputados a acudir al hemiciclo, cuando llegó la confirmación de la muerte de Rita Barberá. A escasos metros de la fachada principal de la Cámara baja, en el céntrico hotel madrileño Villa Real, la exalcaldesa de Valencia acababa de fallecer, de madrugada, a los 68 años y a causa de un infarto. La bancada del PP enmudecía de inmediato.

más información

El deceso de la senadora fue confirmado a las nueve de la mañana por los servicios de emergencia de la comunidad de Madrid que la atendieron en el hotel. Según ha confirmado el portavoz de Emergencias, David García, la llamada al centro 112 se produjo a las 7.00 horas de la mañana y hasta el lugar se trasladó un equipo médico. "Practicaron una reanimación cardio-pulmonar durante más de 30 minutos, pero finalmente sólo han podido confirmar su fallecimiento".

Dos vehículos sanitarios han permanecido durante la mañana en las inmediaciones del hotel, hasta donde también se han trasladado para acompañar a los allegados la dirección del PP en el Senado y buena parte de la cúpula del partido encabezados por María Dolores de Cospedal, una de las principales defensoras de la exalcaldesa durante toda su trayectoria política, incluso cuando Barberá tuvo que abandonar el partido tras ser citada por el Supremo.

El cuerpo ha sido trasladado posteriormente al Instituto Anatómico Forense de Madrid, donde se le ha practicado la autopsia, que ha confirmado que la exalcaldesa de Valencia ha fallecido como consecuencia de un infarto.

La familia de la senadora ha mostrado su deseo de que el funeral, que se celebrará este jueves a las 16.00 horas, se haga en la "intimidad", con familiares y amigos, y ha subrayado lo "conveniente" de que sea sin la presencia de instituciones ni partidos políticos.

En un comunicado de la familia Barberá Nolla, han expresado su "agradecimiento" por las muestras de afecto recibidas con motivo del fallecimiento de la que fue alcaldesa de Valencia durante 24 años.

No obstante, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado este miércoles que asistirá a la capital del Turia para estar presente en el funeral de Barberá.

Cansada y desmejorada

Hacía semanas que sus excompañeros de partido la veían cansada y desmejorada. Algunos dirigentes del PP le habían llegado a aconsejar que dejara el escaño y saliera del foco mediático para poder defenderse ante el Tribunal Supremo con tranquilidad. Pero fue ayer cuando la senadora comenzó a encontrarse mal y sin fuerzas para asistir a la sesión de control que se celebraba en la Cámara alta y para volver a Valencia.

Preocupada, una familiar de la exalcaldesa se trasladó a Madrid con la intención de pasar la noche en el hotel en el que se hospedaba y acompañarla hoy de vuelta a casa. Ha sido al despertar cuando ha descubierto que Barberá ya no respiraba.

Rita Barberá compareció este mismo lunes ante el Tribunal Supremo en Madrid, en el marco de la investigación sobre un presunto blanqueo de capitales destinados a financiar el Partido Popular en Valencia, ciudad que dirigió durante 24 años. La senadora comenzó a ser investigada tras la imputación judicial por blanqueo lanzada en abril contra el PP valenciano. Al frente de la ciudad entre 1991 y 2015, era la más alta responsable del partido a nivel local, por lo que el tribunal estimó "imprescindible" continuar la investigación de los hechos y su presunta participación. "Soy una persona honrada, no soy corrupta ni desde el punta de vista económico ni moral", había afirmado Barberá en febrero, cuando dijo sentir un "inenarrable dolor" por las sospechas sobre ella.

Ramo de rosas colocado en la bancada del grupo popular del Ayuntamiento de Valencia.

Ramo de rosas colocado en la bancada del grupo popular del Ayuntamiento de Valencia. / Juan Carlos Cárdenas (Efe)

Su fallecimiento obligará al Tribunal Supremo a archivar la causa abierta contra ella por ese presunto delito de blanqueo de capitales -'Operación Taula'- al darse por extinguida su responsabilidad penal, tal y como recoge el artículo 130 del Código Penal. La exalcaldesa se había enfrentado en el último año a otras causas judiciales: 'Ritaleaks' y la Ley de Memoria Histórica. Ambos procedimientos acabaron en archivo el pasado mes de julio.

Ausencias durante el minuto de silencio

El Pleno del Senado, que debía haber comenzado a las nueve de esta mañana, se ha retrasado cerca de quince minutos por su muerte. El presidente del Senado, Pío García Escudero, ha convocado a los portavoces de los grupos nada más trascender la noticia. Una vez iniciado el Pleno, la bancada popular ha presentado muchas ausencias, mientras se han sucedido las condolencias. El presidente del Gobierno y líder nacional del PP, Mariano Rajoy, se ha mostrado "enormemente afectado" por la pérdida de la senadora, cuya relación se remonta a los años 80. "Se hace muy duro", señalaba desde el Congreso. También se pronunciaba, entre otros dirigentes, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien ha subrayado que "cada uno tendrá sobre su conciencia las barbaridades que ha hecho y ha dicho de ella sin ninguna prueba y justificación".

Los grupos parlamentarios acordaron a propuesta del portavoz de los populares, Rafa Hernando, iniciar la sesión con un minuto de silencio por el fallecimiento de la senadora. Sin embargo, los escaños de Podemos han permanecido vacíos por voluntad del grupo de Pablo Iglesias. Una decisión que, según ha explicado Alberto Garzón, coordinador general de IU y portavoz adjunto de Unidos Podemos, se ha debido a que consideran que se trataba "un homenaje a su trayectoria".