Diario Sur

Gianni Fieno.
Gianni Fieno. / J-L.

La comunidad de propietarios no quiere más aparcamientos y alega al proyecto

  • Un informe de Urbanismo insta a la redacción de un plan especial al preverse con la ntervención un aumento de la superficie edificada en la zona

Con el proyecto básico de actuación en el Puerto de Cabopino, los primeros en alzar la voz y presentar incluso alegaciones durante el plazo de exposición pública -que finalizó hace una semana- ha sido la Comunidad de Propietarios del recinto. Su presidente, Gianni Fieno, habla sin tapujos a la hora de calificar la iniciativa como «absurda desde el punto de vista técnico y económico». Su principal oposición la dirige hacia la actuación destinada a prolongar el dique de abrigo para dotar a la zona de más aparcamientos y levantar un nuevo edificio para la Capitanía Marítima. «Eso es totalmente inviable», asegura mientras muestra fotografías de grandes olas rompiendo en el dique. «Esto es lo que ocurre con el oleaje. Sin construyen ahí o permites aparcar, ¿qué pasará? En este incremento de plazas de aparcamiento ha centrado, asegura, la alegación presentada formalmente al proyecto, alegando las «dificultades de acceso para vehículos que arrastra este recinto». Según Fieno, «parece que el proyecto que han presentado es para impresionar, creo que se puede hacer algo con una menor intervención y que el puerto esté en perfecto estado y con su esencia».

El Ayuntamiento de Marbella también tendrá voz en este asunto, especialmente en el aspecto urbanístico. La obra en el recinto contempla diversas intervenciones y desde la Agencia Pública de Suelo de Andalucía (APPA) se ha solicitado un informe al área municipal de Urbanismo al respecto de las actuaciones reflejadas en el documento presentado por Marina de Cabopino. En dicho informe, al que ha tenido acceso este periódico, se hace constar la necesidad de aprobarse un proyecto de sectorización para el desarrollo de los suelos afectados y, una vez aprobado, redactarse un plan especial. Y ello, entienden los técnicos, al considerar que la obra amplía la superficie edificada actualmente.

Desde el área municipal de Sostenibilidad se han remitido igualmente a la APPA algunas «consideraciones» con el objetivo de que sean tenidas en cuenta. De un lado, se indica que la concesión «debe contemplar que las arena procedente de las operaciones de dragado que se realicen a lo largo del tiempo de duración de la misma deberán depositarse en las playas del término municipal de Marbella que necesiten estos aportes, y no necesariamente en las más contiguas. Y ello, a cargo de la concesionaria».

Asimismo se advierte que «debe garantizar el tránsito peatonal y ciclista por el puerto con el objeto de que el mismo no sea un obstáculo entre las playas situadas a poniente y levante, que impida la continuidad del tránsito libre por la zona litoral y de la senda litoral que recorre nuestra costa».

Una tercera observación se centra en las obras previstas en los diques. En este sentido se indica que estas intervenciones «influirían en la dinámica litoral, por lo que deberían someterse a evaluación ambiental». Con independencia de todo ello, el departamento municipal considera «no justificada la ampliación del puerto mediante la construcción de un tacón para la instalación de la nueva capitanía y usos de restauración», y propone que esos usos «pueden ser situados en los terrenos actualmente ocupados por la concesión».