Diario Sur

En muerte cerebral un joven de 22 años agredido al mediar en una pelea en el Centro de Málaga

Los hechos sucedieron sobre en la madrugada del jueves al viernes en la calle Lazcano
Los hechos sucedieron sobre en la madrugada del jueves al viernes en la calle Lazcano / SUR
  • La víctima recibió varios golpes en la cabeza tras hacer un comentario a unos jóvenes a los que no conocía para que dejaran de discutir

Un joven malagueño de 22 años ingresó la madrugada de ayer en estado crítico en el Hospital Clínico Universitario tras haber sido agredido cuando, al parecer, intentaba mediar en una pelea que se estaba produciendo en la puerta de un bar de copas del Centro de la capital. Anoche su estado era de muerte cerebral, según fuentes cercanas al caso.

Los hechos, que investiga el Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía, sucedieron sobre las cuatro de la madrugada del jueves al viernes en la calle Lazcano, una perpendicular de Comedias, en pleno Centro de la ciudad. El joven se encontraba celebrando su cumpleaños con unos amigos y, al parecer, salió de un bar de copas junto a uno de ellos para tomar el aire en la calle.

En la puerta se estaba produciendo una acalorada discusión entre unos jóvenes –por causas que aún no han trascendido– que estaban llegando ya a las manos. Según las primeras investigaciones policiales, la víctima y su amigo les habrían hecho algún comentario conminándoles a que no se pelearan, ya que «estaban de fiesta». Parece ser que no se conocían de nada y que tanto el agredido como su acompañante eran completamente ajenos a esa situación.

Pérdida de conocimiento

La investigación apunta a que los jóvenes aparcaron la discusión y uno o varios de ellos abordaron a la víctima, a la que propinaron una patada y un puñetazo en la cabeza. El joven salió despedido como consecuencia del violento ataque, que le hizo caer sobre una fachada. A partir de ahí, perdió el conocimiento.

Varias personas –entre ellas, su amigo, que posteriormente sufrió una crisis de ansiedad al percatarse de su estado– comenzaron a asistirlo mientras telefoneaban a los servicios de emergencias sanitarias para pedir ayuda ante la evidente gravedad de la situación.

Una ambulancia y varias patrullas de la policía se desplazaron a la calle Lazcano para asistirlo. Mientras los sanitarios lo atendían, el joven sufrió una parada cardiorrespiratoria que se prolongó durante varios minutos. El personal médico le realizó maniobras de resucitación durante casi media hora hasta que lograron reanimarlo y estabilizarlo para su traslado a un centro hospitalario de la capital.

La víctima ingresó en estado crítico en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Clínico. Según informaron las fuentes consultadas, presentaba una grave lesión en la cabeza, donde se concentraron todos los golpes que recibió. Tras permanecer durante horas en estado de coma, ayer por la tarde se certificó su situación de muerte cerebral y, una vez que se avisó al juzgado de guardia, se activó el protocolo para la donación de órganos.

La investigación policial se encuentra abierta para identificar plenamente al autor o autores de la agresión (pudieron participar varios). Del caso se ha hecho cargo el Grupo de Homicidios de la Comisaría Provincial de Málaga, que empezó ayer a interrogar a los testigos del suceso, ya que, al parecer, hubo varias personas –además del amigo de la víctima– que presenciaron lo que ocurrió.