«Juan Cassá tiene posibilidades de poder ser alcalde de Málaga»

Rivera posa en la calle Císter de la capital, con la Catedral al fondo, antes de conceder la entrevista a este periódico.
Rivera posa en la calle Císter de la capital, con la Catedral al fondo, antes de conceder la entrevista a este periódico. / Salvador Salas
  • Albert Rivera, presidente nacional de Ciudadanos

En plena tormenta política por el ‘caso Mijas’, Albert Rivera (Barcelona, 1979) visitó la provincia para apoyar al alcalde de su partido en la ciudad costasoleña, Juan Carlos Maldonado, respaldar a su grupo municipal en la capital y al portavoz, Juan Cassá, y participar en la inauguración del Festival de Cine. El presidente de Ciudadanos concedió una entrevista a SUR para abordar temas de la actualidad nacional, andaluza y local.

–Asuntos como el de la votación de la estiba han generado malestar en el seno del PP. ¿Puede tener este escenario alguna repercusión en el acuerdo de investidura que Ciudadanos firmó con el PP?

–En el caso de la estiba, si no había acuerdo y quedaba aún tiempo para buscar alternativas si lo llevaron al Congreso es porque alguien quería buscar un choque de trenes simbólico. Lo que les molestó es la comisión de investigación sobre el caso Bárcenas. El PP se ha puesto nervioso al ver que lo de la comisión de corrupción y el pacto anticorrupción iba en serio y lo que firmaron lo tienen que cumplir. El PP es un partido con mochilas cargadas de corrupción y muy inmovilista y eso le está pasando factura, junto a que algunos en el PP no han entendido que sin mayoría absoluta las cosas no se imponen sino que se negocian.

–Se agita en estos días el fantasma del adelanto electoral, ¿vislumbra elecciones en 2018?

–Dicen las encuestas que el único partido que sube y es valorado con un aprobado por los españoles es Ciudadanos. En ese sentido no temo el adelanto electoral, ahora bien en el sentido político sí que creo que un adelanto de las elecciones no es bueno. Que alguien agite el fantasma de la inestabilidad cuando dice que es el partido de la estabilidad es un poco raro. Nadie entendería que para tapar la corrupción o no investigar el caso Bárcenas alguien convocara elecciones. Algunos no han comprendido que el bipartidismo se acabó y España va hacia un modelo más parecido al europeo con multipartidismo, con acuerdos, coaliciones, discrepancias y a la vez de diálogo,... Estoy muy cómodo en la búsqueda de acuerdos y, paralelamente, en la fiscalización.

–En la comisión de investigación sobre la corrupción del PP, ¿va a pedir Ciudadanos que comparezca Rajoy?

–Se ha registrado la comisión y se va a poner en marcha. Ahora lo que hay que hacer es determinar la mesa, quién la preside, la documentación, la lista de comparecientes,... asuntos de los que aún no hemos hablado. Pero sí digo que no descartamos nada; aquí no puede haber vetos. Esa comisión debe cumplir dos premisas: llegar hasta el final del asunto para ver si el partido del Gobierno se llevó mordidas como aparece en los papeles de Bárcenas, y un compromiso de que esto no tiene que ser un ‘show’; debe ser una comisión de investigación seria. Estamos en una legislatura donde hay que investigar la corrupción. El PP y el PSOE metían la porquería debajo de la alfombra y entre ellos pactaban y no salía la porquería; al abrirse el bipartidismo al multipartidismo ya no pueden vetar las comparecencias ni las comisiones de investigación.

–¿Cuál sería su balance del acuerdo de investidura con el PP?

–En materia económica y social va razonablemente bien, ahora bien en el marco de la lucha contra la corrupción el PPno progresa adecuadamente. El PP y Ciudadanos somos dos partidos antagónicos: ellos son un partido inmovilista que tiende a tapar la corrupción y nosotros somos un partido regeneracionista que quiere que España confíe nuevamente en la política y apuesta por investigar la corrupción.

–¿Está siendo leal el PP con Ciudadanos?

–Con quien hay que ser leales es con los españoles. Nosotros nos comprometimos con 150 puntos y Ciudadanos está cumpliendo; el PP lo que tiene que hacer es cumplir lo que firmó.

–¿Confía en que España tenga presupuestos este año?

–Hay posibilidades y estamos en manos de que el PSOE lo permita. Ciudadanos y el PP tenemos acuerdos que si se cumplen daremos luz verde a los presupuestos y parece que el PNV también podría entrar para apoyarlos. Lo que no me parece razonable es que España entera dependa de quién gane las primarias de un partido. Un partido, en este caso el PSOE, gane quien gane las primarias, tiene que ser un partido de Estado. Al PSOE le digo, porque creo que tengo legitimidad para decírselo al apoyar nuestro partido los presupuestos en Andalucía, no que apoye los presupuestos, sino que nos permita a PP y Ciudadanos sacarlos adelante, que España tenga presupuestos y que la legislatura pueda durar cuatro años. Si el PSOE no es responsable y vuelve al ‘no es no’ bloqueará la legislatura. Le pediría al PSOE, gane quien gane, que sean un partido responsable y permita la estabilidad del país.

–Hablemos de Andalucía, ¿cómo valora el desarrollo del acuerdo de investidura entre PSOE y Ciudadanos?

–Hay que ponerse en situación. Cuando firmamos el acuerdo faltaba una semana para que se repitieran las elecciones andaluzas, mientras que el PP bloqueaba y no dejaba gobernar a la lista más votada y Podemos, lo mismo; es decir, los dos extremos intentando bloquear la conformación del Gobierno. ¿Qué hizo Ciudadanos? Pidió un pacto anticorrupción, pidió que se marcharan Chaves y Griñán, que se pusiera en marcha una comisión de investigación por los cursos de formación, y el Gobierno salió adelante con lo difícil que parecía. Andalucía hoy tiene presupuestos, se ha bajado el IRPF, se ha bajado una parte, no suficiente todavía, del impuesto de sucesiones y se han incrementado las partidas en sanidad, educación y dependencia. Valoro positivamente el balance aunque Andalucía tiene que ser más ambiciosa porque es una tierra con muchas oportunidades y no nos podemos resignar a que Andalucía tenga esos datos de paro y de fracaso escolar. Pediría más ambición al Gobierno de la Junta de Andalucía con un plan estratégico económico y social.

–Susana Díaz anunciará mañana que se presenta a las primarias para liderar el PSOE. Si gana, ¿debe dejar la presidencia de la Junta?

–En ese debate no hemos entrado ni me interesa mucho porque cada uno en su casa se organiza como quiere. Me parece un debate absurdo ya que hay gente que es capaz de hacer muchas cosas a la vez y otras que no es capaz de hacer nada, nunca. Evidentemente si eso pusiera en jaque la gobernabilidad y la estabilidad tendríamos que valorarlo. Ciudadanos va a ser garante de la estabilidad en Andalucía y vamos a pedir que se cumpla el acuerdo de investidura. Si el PSOE cambia de rumbo revisaremos nuestro apoyo, pero no va a depender del cargo orgánico que tenga Susana Díaz.

–Es decir, no le van a exigir a Díaz que deje el cargo si es elegida líder nacional del PSOE

–No se lo vamos a exigir a ella ni a nadie.

–Si Díaz deja la Junta voluntariamente y nombra un sustituto, ¿pedirían ustedes renegociar el acuerdo de investidura?

–El contenido del acuerdo para nosotros es válido, pero si hubiera otra persona que no es la presidenta, habría que sentarse a renegociar el acuerdo, ver en qué punto estamos, cuánto queda de legislatura,... Es más importante el contenido del acuerdo que el quién. Dicho esto, no veo en Andalucía riesgos siempre que el PSOE cumpla el acuerdo.

–¿Ve riesgo de adelanto electoral en Andalucía?

–No veo motivos encima de la mesa que justificaran un adelanto electoral en una región que tiene presupuestos, un acuerdo de investidura que se está cumpliendo en algunos de sus puntos y donde quedan cosas por hacer. Sería buen síntoma para España que a pesar de que no hay mayorías absolutas tuviéramos legislaturas largas porque eso sería síntoma de madurez democrática política. Por ello le pediría a los presidentes autonómicos y al del Gobierno que tuvieran en cuenta que también nos estamos jugando la credibilidad institucional. Si los españoles tienen que volver a creer en la política es importante que las legislaturas duren.

–¿Qué le parece que el PP andaluz ataque a Ciudadanos diciendo que es la muleta del PSOE en la Junta?

–A mí me gusta la política, no el politiqueo, y este tipo de cosas ni las comento. Si le diría al PP que ya que durante 35 años no ha hecho nada en la oposición, Arenas parecía un consejero más de la Junta más que el líder de la oposición, ya que no consiguieron que bajara ni en medio punto el IRPF, ya que no evitaron los ERE, al menos que nos dejen trabajar o que se sumen. Le pediría al PP que si tiene algo que aportar, en vez de quedarse en un rincón sumando con Podemos, se sumen al acuerdo. En muchos lugares de España, aquí mismo en Málaga, gobierna el PP gracias a Ciudadanos. No puede ser que sean buenos los acuerdos de Ciudadanos con el PP cuando les apoya y malísimos cuando apoyamos a otros. Esa doble vara de medir del PP la gente no la comprende.

–Tras el ‘caso Mijas’, ¿va a revisar Ciudadanos su política de acuerdos con el PP en la provincia como el de la Diputación?

–Seria injusto entrar en el cambio de cromos de la vieja política. Los ciudadanos agradecen la estabilidad y la coherencia que ofrece Ciudadanos. Si los acuerdos a los que hemos llegado en la Diputación de Málaga se cumplen, hay transparencia y se apoyan determinadas políticas en materia de infraestructuras y políticas sociales no vamos a poner en jaque eso porque haya un señor de ese partido en Mijas que intente comprar a un concejal de Podemos. Por esa regla de tres, si lo hacemos en todos sitios aquí no hay quien gobierne.

–En su visita a Málaga, ha visitado el Ayuntamiento y ha destacado el trabajo que desarrolla su grupo municipal con Juan Cassá a la cabeza. ¿Ve a Juan Cassá como candidato a la Alcaldía en las elecciones municipales de 2019?

–Soy muy prudente en un partido que hace primarias, son los militantes los que deciden al candidato y lo que digan los militantes me parecerá bien. Ahora bien, mi valoración de lo que ha hecho Juan Cassá es que ha conseguido una cosa muy difícil: en una ciudad donde el PP lleva gobernando muchos años y con un alcalde que tiene su propia agenda, ha conseguido generar una figura de equilibrio, de balance, entre un alcalde con experiencia y conservador y un partido liberal nuevo, más moderno, que tira del carro en las novedades en la ciudad; ese equilibrio creo que mucha gente lo está valorando. Ese equilibrio entre la experiencia del alcalde del PP y la innovación y el empuje de Juan Cassá, la gente lo está viendo como un tándem bastante bueno. Sí que creo que Juan tiene posibilidades de poder ser alcalde porque en una ciudad como Málaga, innovadora, abierta, moderna, liberal, cosmopolita y que es polo de atracción para el talento y el turismo de calidad, el discurso de Juan y Ciudadanos cala mucho y eso se percibe en la calle.

–En la última asamblea nacional, Gonzalo Sichar, portavoz de su partido en la Diputación, se alineó con el sector crítico con usted. Se ha especulado con que Sichar podría ser relevado de su cargo. ¿Está previsto en la hoja de ruta del partido?

–No es por escaparme a la pregunta, pero no me encargo de los temas organizativos y territoriales. En todo caso, en este partido, como tenemos primarias, todo se vota y todo se resuelve votando. Me da igual quién vote a favor de una lista o de otra. Lo que sí me parece importante es que una vez terminado el congreso, rememos todos en la misma dirección.

–Ha habido cargos públicos en ciudades españolas que han abandonado el partido tras el cambio ideológico en el último congreso. ¿Teme una desintegración de Ciudadanos?

–Más allá de esos casos que son puntuales y muy pocos, percibo que cada vez somos más, que somos más fuertes y que la gente está más unida. A diferencia de Podemos y el PSOE donde se están políticamente matando o el PP, donde no se cambia nada, Ciudadanos ha sido el partido más beneficiado de su congreso. Estamos en una posición de crecimiento y de ensanchar el centro político; creo que estamos en la dirección correcta.

–Málaga es la provincia andaluza donde su partido obtiene mejores resultados. Llama la atención que en su núcleo duro en la dirección nacional no haya ningún político de la provincia.

–Hay una confusión en el modelo de partido de Ciudadanos. Donde están los representantes territoriales del partido es en el consejo general, no en la ejecutiva, que es un órgano de gestión. Cuando tomé la decisión y los criterios para distribuir las responsabilidades no valore dónde habían nacido sino sobre todo qué capacidad o qué sectores dominaban.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate