Diario Sur

Las barandillas rotas ya están arregladas

Barandilla ya reparada en la calle San Vidente de Paúl
Barandilla ya reparada en la calle San Vidente de Paúl
  • El Ayuntamiento de Málaga ya ha colocado los barrotes que faltaban en la calle San Vicente de Paúl, a la salida de Parque Clavero, y en el Pasillo de Santa Isabel, deficiencias que publicó SUR

Las barandillas rotas de las que dábamos cuenta ayer en distintas calles de la ciudad ya han siendo reparadas por el Ayuntamiento. Tanto la que se encuentra en la calle San Vicente de Paúl, a la salida de Parque Clavero, en dirección al Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso, como la del Pasillo de Santa Isabel.

noticias relacionadas

La rotura de varios barrotes dejaron al descubierto peligrosos huecos en sendas barandillas ubicadas en la calle San Vicente de Paúl y en la rampa de subida del Pasillo de Santa Isabel. Para evitar posibles caídas, sobre las barandillas rotas se colocaron vallas metálicas de forma provisional. Pero la sensibilización ciudadana a raíz del trágico suceso ocurrido hace unos días en Marbella, en el que un niño de dos años falleció tras sufrir un accidente poco después de que su padre lo recogiera de la guardería y el pequeño se precipitara al vacío a través de una barandilla a la que le faltaba un barrote, hizo que se reclamara la reparación de esas vallas para evitar cualquier tipo de riesgo.

El arreglo de las barandillas corre a cargo del Plan de Conservación Viaria de la ciudad, dotado con 3.750.000 euros y puesto en marcha este año. Dicho plan, adjudicado a la UTE Eiffage Infraestructuras-Conacon por el periodo de un año, tiene como objetivo conservar el patrimonio de pavimentos y firmes urbanos, realizar mejoras en muros de contención y el mantenimiento de elementos de mobiliario urbano, así como «mejorar la seguridad y calidad en el entorno», según comunicó el Ayuntamiento en su presentación.

Obras en la calle Esperanto

Obras en la calle Esperanto / Fernando González

Esperanto. Obras pendientes de terminar

El revuelo que se formó entre los vecinos de la calle Esperanto hace unos días por la acotación de un lado de la calle con vallas y la duda al no saber exactamente qué se iba hacer en aquel lugar ya ha desaparecido. Y es que se trata de la terminación de las obras de remodelación y nueva red de saneamiento que se iniciaron en esa calle hace casi un año y que se completan ahora, ya que en esa zona no se pudo intervenir entonces debido a la rehabilitación de la fachada de un edificio allí ubicado. Así que nada de zona azul, como algunos vecinos se temían, ni de replanteamiento de los aparcamientos de la calle para ponerlos en batería, ni de cambio de sentido de la circulación, pues el área de Movilidad no contemplaba ninguna intervención en esa zona. Todo era mucho más sencillo y se trataba de terminar un tramo de obra de la calle que quedaba pendiente de la actuación realizada hace ahora un año, por la que se sustituyó el pavimento de la acera y de paso se colocó una nueva red de saneamiento que es la que ahora se está completando, actuación que afectará igualmente a un tramo de la calle Hilera.