Diario Sur

Más de la mitad de los mosaicos de Invader en Málaga serán retirados

El Obispado pidió días atrás retirar esta pieza del Episcopal.
El Obispado pidió días atrás retirar esta pieza del Episcopal. / Álvaro Cabrera
  • El Ayuntamiento acepta la petición de la Junta para quitar 15 de las 29 piezas del artista francés

La mujer de traje de gitana rojo tendrá que abandonar la fachada del Palacio Episcopal. También esa especie de pulpo azul que asoma en una pared del Palacio de Salinas. Y los personajes salidos de los videojuegos de los años 80 surgidos junto a una de las placas identificativas de la plaza de la Constitución. Y así, hasta llegar a más de la mitad de los 29 mosaicos colocados por el artista francés Invader en Málaga hace apenas tres semanas.

Lo acaba de solicitar por escrito la Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía al Ayuntamiento de la capital y éste ha aceptado por boca del alcalde. Como adelantó SUR hace seis días, la Junta había puesto bajo su objetivo hasta 15 piezas de Invader instaladas en el Centro Histórico de la capital, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de “conjunto histórico” y, por tanto, sujeto a protección patrimonial.

La Junta recuerda que estas intervenciones “carecen de la autorización preceptiva” tanto de la administración regional como municipal, “por lo que son consideradas ilegales de acuerdo con la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía”. Y añade: “Conviene recordar que ninguna consideración sobre el valor artístico de estas intervenciones puede minar el principio de igualdad ante la Ley, uno de los pilares de nuestro Estado de derecho”.

La investigación de la Delegación de Cultura se ponía en marcha el pasado 30 de mayo a raíz del requerimiento remitido por el Obispado de Málaga, propietario del Palacio Episcopal, que reclama a ambas administraciones la retirada del mosaico de Invader aparecido en la fachada de la calle Santa María correspondiente a este inmueble catalogado como BIC.

De forma paralela, la Policía Local de Málaga emitía un informe en el que consideraba que la colocación de estos mosaicos “va más allá de un simple deslucimiento de fachada y pudiera tratarse de un delito de daños”. El mismo informe también vinculaba las acciones de Invader en la capital con los directivos del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga (CAC Málaga), que tiene programada una exposición sobre el artista galo para después del verano.

De vuelta a la petición de retirada conocida esta mañana, la Junta ha pedido la colaboración de la Guardia Civil a través del Seporna “para el esclarecimiento de estos hechos y la identificación de sus responsables, dado que podrían ser constitutivos de ilícito penal o administrativo”.

Con este escenario, la Consejería de Cultura traslada la ‘patata caliente’ de la retirada de los mosaicos de Invader al Ayuntamiento de la capital. Para ello se acoge al “principio de colaboración entre las Administraciones Publicas, establecido en la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público y en la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía”. Y con ese argumento requiere al gobierno local para que retire las piezas de Invader y devuelva los paramentos afectados “a su estado original”. Considera la Junta que el Ayuntamiento “dispone de los servicios operativos necesarios, así como de la ordenanzas correspondientes en materia de protección del espacio urbano y limpieza de espacios públicos”.

Nada más conocerse la noticia, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre ha confirmado que el Ayuntamiento “va a cumplir con lo que ha planteado la Junta”. Eso sí, ha intentado ganar un poco de tiempo: “La Junta al final ha dicho ya algo. Parecía que iba a tardar muchas semanas en pronunciarse, ha hecho un pequeño ‘sprint’ al final. Vamos a estudiar el tema. No sé si es en el escrito la Junta nos dice (…) cómo se hace. En un edificio protegido, cualquier acción de poner o quitar debe tener, sobre todo si es para quitar para recuperar la situación anterior, debe tener alguna norma, algún criterio técnico”.

Acto seguido, De la Torre ha abogado por mantener los 14 mosaicos de Invader instalados fuera del Centro Histórico y por tanto al margen de la solicitud de retirada de la Junta de Andalucía: “Hay en la ciudad unas obras que debemos pensar de qué manera en espacios donde no haya ninguna incompatibilidad por el grado de protección del edificio, puedan estar, porque ha habido gente que se ha pronunciado a favor de ellos. Ver cómo pueden ser compatibles. Es un tema que lo estudiaremos y lo valoraremos. Actuaremos con el tiempo, la prudencia y el sentido de visión global del tema respecto a cómo conservar en otros espacios de la ciudad estas obras que el artista Invader ha querido regalar a la ciudad, aunque desde el punto de vista formal no lo ha hecho adecuadamente, por lo que vemos”.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate