Exteriores fulmina al cónsul de España en Washington por mofarse de Susana Díaz

Enrique Sardá, en su despacho del Consulado de Washington / ABC

La Junta pidió al ministro Dastis la reprobación de Enrique Sardà por ridiculizar el acento andaluz en un comentario jocoso sobre la presidenta por vestir del mismo color que la reina Letizia

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Un comentario mofándose de la vestimenta y del habla de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, le ha costado el puesto al cónsul general de España en Washington, Enrique Sardà Valls, cesado por el ministro de Exteriores y Cooperación, Alfonso Dastis, de manera fulminante ayer tarde.

El diplomático, barcelonés de 64 años y con una dilatada carrera en países de tres continentes, no hizo gala de su oficio cuando escribió en su cuenta de Facebook este lunes un comentario jocoso en el que despotricaba contra Susana Díaz por lucir un vestido del mismo color rojo que la Reina Letizia en su visita a Málaga el pasado 24 de julio, en la inauguración de la reunión anual de centros del Instituto Cervantes. Utilizó para ello una supuesta habla andaluza llena de incorrecciones.

«Hay q ver q ozadia y mar gusto la de la susi, mira que ponerse igual que letirzia, cmo se ve ke n sabe na de protoculo ella tan der pueblo y de izquieida. Nos ha hecho quedar fatá a los andaluse. dimicion ya». Este es el texto del polémico post compartido sólo con amigos –borrado tras el incendio que provocó en las redes sociales– y que ha molestado al Gobierno andaluz no sólo por las alusiones a la presidenta, sino también por ridiculizar el acento andaluz.

El vicepresidente andaluz, Manuel Jiménez Barrios, telefoneó por la mañana al ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, instándole a que reprobara al cónsul general y que este pidiera disculpas. También le remitió una carta con la queja oficial por el trato del diplomático a la presidenta andaluza. Jiménez Barrios reveló a los periodistas que el ministro de Exteriores mostró su sorpresa por el comentario, dejándole claro que «no comparte en absoluto este proceder». Para Jiménez Barrios, «un responsable público, sea cual sea, tiene que comportarse con la debida cortesía y acorde a la representatividad que le ha sido otorgada por el pueblo español».

Más información

Poco después, Sardà Valls escribió otro comentario en Facebook pidiendo «perdón a los andaluces por esta broma desafortunada sin ningún ánimo de ofender», aunque no a Susana Díaz ni al Gobierno andaluz. El gesto no fue suficiente.

La polémica frase incendió las redes sociales con innumerables réplicas y críticas por la mofa del habla andaluza. En Twitter, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, se mostró «orgullosa» de ser andaluza y de su acento, sin mencionar al cónsul en Washington y adjuntando una imagen de la bandera de Andalucía.

Y es que la chanza al acento andaluz ha sido lo que más ha molestado a numerosos colectivos andaluces. El vicepresidente de la Junta recordó que no es la primera vez que alguien con responsabilidad política comete el error de insistir «en el tópico y el desconocimiento de esta tierra». «El acento que este ‘señor’ desprecia es el de Lorca, Machado, Cernuda, Juan Ramón, Góngora, Alberti, Aleixandre...», escribió también en Twitter el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez.

Moreno aplaude al ministro

La reacción del ministro del ramo no tardó. Exteriores comunicó a media tarde el cese del cónsul general de Washington. Jiménez Barrios volvió a llamar a Dastis para agradecerle que hubiera tomado medidas contra el autor del comentario jocoso sobre la presidenta andaluza. «Ahora que el Gobierno ha decidido no pasar por alto estos insultos, no queda más que agradecer la decisión del ministro», manifestó el vicepresidente en un comunicado.

El presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, aplaudió la reacción del ministro Dastis. En un comentario también en Twitter, Moreno expresó su «rechazo» a quienes hacen «un motivo de burla» de la forma de expresarnos de los andaluces.«Andalucía no es una broma», ha comentado en alusión a las excusas del cónsul cesado.

No es la primera vez que Enrique Sardá se ve envuelto en una polémica. En 2006, cuando era cónsul de Nueva Gales del Sur (Australia) ya protagonizó una trifulca doméstica con su pareja, el pintor Michael Kopietz, condenado por el asalto de la vivienda conyugal a doce meses de «buena conducta».

Sardá Valls ha sido cónsul de España en Bogotá (Colombia), Hannover (Alemania) y Sydney (Australia). También ha sido ministro consejero de la Embajada de España en Berlín, entre otros destinos diplomáticos.

Fotos

Vídeos