Diario Sur

Moreno es reelegido presidente del PP-A con apoyo casi unánime y promete «ganar y gobernar»

fotogalería

Juanma Moreno, con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la ministra de Empleo, Fátima Báñez / Ñito Salas

  • El líder andaluz elige un equipo de continuidad y traza las líneas maestras de lo que quiere para su partido: más calle y las puertas de las sedes abiertas para «estar cerca de la gente»

Juanma Moreno resultó anoche reelegido presidente del PP andaluz con un respaldo casi unánime, un 95,4% de los votos de los alrededor de 1.500 compromisarios inscritos en el 15 congreso regional que se celebra en Málaga. El grado de apoyo no supuso ninguna sorpresa como tampoco que haya designado una dirección continuista para una etapa con su promesa explícita en su discurso de candidato de «ganar y gobernar» en Andalucía.

El cónclave popular, que hoy clausura Mariano Rajoy, consolida así el liderazgo de Juanma Moreno. El PP deposita en el político malagueño una enorme responsabilidad para un plazo relativamente breve, lograr la Presidencia de la Junta en las elecciones autonómicas dentro de dos años si no hay adelanto. Como sugirió su antecesor en el cargo, Juan Ignacio Zoido, la empresa de Moreno ya no es la de ganar elecciones, eso ya lo consiguió Javier Arenas (apuntó el ministro del Interior), sino la de gobernar en la Junta. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, amiga y mejor aliada de Moreno que Zoido, se mostró segura de que lo conseguirá. «Es algo más que una esperanza y una creencia. Es una realidad: Juanma Moreno será presidente más pronto que tarde», afirmó en la mañana.

Moreno emplazó a hoy la comunicación de su programa y propuestas para la carrera a San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta. En la intervención de ayer tarde, el reelegido líder de los populares andaluces apuntó las líneas maestras de su hoja de ruta. Moreno quiere un PP con un traje de «centro y moderado», aunque muchas de las palabras de su discurso sonaron a propuestas incluso más de izquierdas. Por ejemplo, alentó a los suyos a defenderse de «falsos prejuicios» sobre el PP, un partido, subrayó, que está del lado de «las personas más vulnerables». También enfatizó sobre que el PP «no tiene miedo de salir a la calle». «Es nuestro medio natural», añadió reivindicando las mareas sanitarias. «La sanidad pública la hemos construido entre todos los andaluces, no es patrimonio de nadie», dijo en alusión al PSOE.

Moreno se comprometió a ganar las próximas elecciones andaluzas pero no solo para apartar de la Junta a la «todopoderosa maquinaria socialista», que gobierna en la comunidad desde hace 35 años, sino sobre todo para llevar «esperanza y soluciones» a muchas personas que lo pasan mal. Moreno se ha presentado como alguien dispuesto «a dejarme la piel» en este propósito, como alguien, recalcó, que quiere quedarse en Andalucía frente a una presidenta «a la fuga», en alusión a Susana Díaz, aludida en todos los discursos del congreso popular.

Para ello, reclama a su partido que empuje con ilusión en la misma dirección que él. Insta a los cuadros del PP a abrir las sedes del partido en toda la comunidad «para acercar la gente» a las mismas y conectar con toda la sociedad. «No vale criticar desde la barra de un bar, aquí se viene a trabajar», dijo. «Si todos los que estamos aquí nos dejamos la piel, os prometo que el PP ganará y gobernará Andalucía», remarcó.  

Elogios a Loles López

Juanma Moreno confirmó a Loles López Gabarro como secretaria general. De su número dos resaltó que es una «mujer valiente que ha roto muchos tópicos». Unas palabras de elogio con las que confirma no solo su confianza en la política onubense, sino que también premia una fidelidad personal hasta el punto de abandonar la Alcaldía de Valverde cuando se lo pidió para volcarse con ser «mis manos y mis pies», expresó literalmente.

También seguirá Elías Bendodo como portavoz, aunque se olvidó de mencionarlo en su discurso, lo que provocó cierto revuelo hasta aclararse que el presidente de la Diputación de Málaga continuará con la misma función que hasta ahora. También sigue Ignacio Díaz Bernal como tesorero. Este y Pamela Hoyos, su jefa de gabinete, son sus grandes puntales en el día a día del partido y ya trabajaban con Moreno cuando este era secretario de Estado de Sanidad.

Elías Bendodo, Patricia Navarro y Toni Martín.

Elías Bendodo, Patricia Navarro y Toni Martín. / SUR

Asciende a Toni Martín como vicesecretario de Organización y Formación en un nuevo reparto de funciones en el que sitúa a la malagueña Patricia Navarro como vicesecretaria de Electoral); a la sevillana Patricia del Pozo como vicesecretaria de Coordinación Institucional; a la gaditana Ana Mestre como vicesecretaria de Sociedad de Bienestar Social e incorpora a la jienense Maribel Lozano como vicesecretaria de Desarrollo Rural y al almeriense Pablo Venzal, diputado portavoz de temas presupuestarios, como vicesecretario de Sectores Productivos.

Moreno atiende a criterios territoriales, pero sobre todo a los estrictamente de efectividad. Quiere gente de confianza que trabaje duro a su lado para el cometido que afronta. La larga dirección cuenta con 27 vocales, seis secretarías y cinco coordinadores en los que también ha intentado que estén representadas todas las sensibilidades del partido.

Moreno deja fuera a la sevillana Virginia Pérez, hasta ahora vicesecretaria general del partido, aunque con poco protagonismo y relieve en su dirección en la etapa anterior. Virginia Pérez, afín a Javier Arenas, ha anunciado su candidatura para la presidencia del PP de Sevilla, por la que competirá con Juan Bueno, el hombre de Zoido. En realidad Moreno suprime el cargo de vicesecretaria general frente a los que en su partido apostaban por una figura de coordinador similar a la de Fernando Martínez Maíllo en el PP nacional.

El clima de unidad también se reflejó en la votación de las ponencias. Las cuatro, sobre asuntos sociales, económicos y reglamentos, fueron aprobadas por unanimidad. El PP andaluz suscribe lo que aprobó el congreso nacional en casos de corrupción. Así suspenderá de forma cautelar la afiliación y competencias en gobierno «sólo cuando se abra juicio oral y no antes». El PP andaluz añade como novedad la restitución de la «honorabilidad» de los enjuiciados en caso de sentencia absolutoria.

En la larga jornada de intervenciones, destacó Soraya Sáenz de Santamaría, quien de forma rotunda describió lo que este congreso significa: «Hasta ahora este era un partido fuerte en Andalucía, a partir de mañana de aquí sale un partido fortalecido; Hasta ahora Juanma Moreno era un líder sólido, a partir de mañana sale más consolidado; Hasta ahora éramos la alternativa, a partir de mañana será los trabajos previos para gobernar la futura Junta de Andalucía».

Incluso Juan Ignacio Zoido, que ha aparecido como la nota discordante del congreso, se ofreció a aparcar diferencias por la unidad del partido para llevar a Juanma Moreno a la Presidencia de la Junta. En este clima de todos a una, la vicepresidenta expresó un deseo, el de la coincidencia de un gobierno del PP en España y Andalucía. «El día que esa combinación se dé, Andalucía crecerá más y será motor de España», manifestó.