Amplían la condena al dueño de Mirador por apropiarse del dinero de unos pisos

Si en un primer momento un juez estableció que deberían afrontar dos años de cárcel cada uno, ahora este tiempo se ha incrementado hasta los cuatro años

A. F. MÁLAGA.

El Tribunal Supremo ha emitido una sentencia en la que se amplía la condena al dueño del grupo Mirador, Enrique Faura, y al apoderado de la constructora, su hermano Leopoldo, por quedarse con los casi 400.000 euros que le entregaron los compradores de unas viviendas en Vélez-Málaga que no construyeron. Así, si en un primer momento un juez estableció que deberían afrontar dos años de cárcel cada uno, ahora este tiempo se ha incrementado hasta los cuatro años.

La sentencia inicial de la Audiencia de Málaga consideró a los hermanos Faura autores de sendos delitos continuados de apropiación indebida, aunque la abogada que representa a los 12 afectados, Patricia Morales, explicó que la pena de prisión impuesta no se correspondía con el delito, por lo que, al igual que la Fiscalía, decidió presentar un recurso. Con la nueva resolución judicial, aseguró que esto sí ocurre, por lo que las víctimas están satisfechas.

En concreto, la sentencia considera probado que Enrique y Leopoldo Faura, como administrador único y apoderado, respectivamente, de la entidad Mirador de la Fortaleza vendieron durante los años 2004 y 2005 la promoción del mismo nombre integrada por 96 viviendas.

Los procesados no llegaron a afianzar las cantidades ni tampoco constituyeron una cuenta especial destinada al ingreso de las cantidades que le entregaron los compradores. Las viviendas no fueron construidas al no obtener siquiera licencia de obras y tampoco devolvieron a los clientes cantidad alguna, salvo a uno de ellos, que tras numerosos intentos para recuperar el dinero consiguió que Mirador le devolviera 4.500 euros, de los 25.000 que le pagó. A otro cliente, la constructora le entregó dos pagarés en concepto de devolución que resultaron impagados.

La resolución de la Sección Primera de la Audiencia de Málaga señaló que «no ha quedado debidamente acreditado» que el dinero entregado por los doce compradores fuese finalmente destinado a la promoción Mirador de la Fortaleza y añade que algunas de las letras de cambio libradas por los acusados, en algunos casos, «eran giradas a favor de otras promociones de viviendas del grupo Mirador».