Un pleno en Frigiliana acaba en un cruce de insultos y denuncias entre una concejala del PP y otro del PSOE

Lucrecia López y Adolfo Moyano se cruzaron denuncias tras decirle éste que «iba a reventarle la boca», al término de un pleno en el que ella lo criticó por cobrar el paro

EUGENIO CABEZASFRIGILIANA.

Tensión política en Frigiliana. El PP pidió ayer la dimisión del portavoz local del PSOE, Adolfo Moyano, por intentar, según los populares, agredir y amenazar con «reventarle la boca» a la concejala Lucrecia López (PP) en una discusión que se produjo tras un pleno. Según el PP, al término de la sesión del pasado septiembre, López se dirigió a Moyano para recriminarle algunos calificativos despectivos que habría proferido contra ella y sus compañeros del equipo de gobierno, formado por PA y PP, durante el pleno.

El grupo popular aseguró en un comunicado que la concejala le afeó al portavoz socialista «que lleve dos años cobrando el paro tras su paso por la Diputación de Málaga, ejerciendo de concejal, pese a tener reservado su puesto de trabajo como funcionario del Ayuntamiento».

«La reacción de Moyano fue levantarse de forma agresiva contra la edil, con la mano levantada, en una clara intención de agredirla físicamente, algo que impidieron el secretario, aún presente en el salón, y el concejal del PA Miguel Ángel Triviño». Después de esto, según el PP, el edil amenazó a López diciéndole: «Si esto me lo dices en la calle, te reviento la boca».

La edil presentó una denuncia ante la Guardia Civil y el pasado martes tuvo lugar un juicio en el Juzgado de Torrox, en el que López retiró su denuncia, tras recibir las disculpas previas del portavoz socialista. Pese a la retirada, el PP exigió «la dimisión irrevocable de Moyano».

Por su parte, Adolfo Moyano dijo que en el juicio él también decidió retirar la denuncia que había presentado contra la concejala del PP, ya que cuando declaró solicitó que su testimonio sirviese como denuncia cruzada contra López «por insultos y trato vejatorio». El edil socialista desmintió las acusaciones sobre un intento de agresión y calificó lo ocurrido como «un cruce de acusaciones subidas de tono, que hemos acordado que no saliera del ámbito político».

«Tengo una relación cordial con Lucrecia López y, desde que puse en manos de la Fiscalía diversos casos de presunta corrupción del equipo de gobierno del PA y PP, vengo sufriendo este tipo de acusaciones para intentar desprestigiarme», manifestó.