Aparecen un nuevo tramo y una torre de la muralla medieval en la calle Alcazabilla

Las obras para renovar el pavimento del tramo norte de la vía y la rehabilitación de un edificio sacan a la luz el cerco del siglo XI

JESÚS HINOJOSA JHINOJOSA@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Base de una torre aparecida en el sótano del edificio que hace esquina con la plaza de María Guerrero. :: SALVADOR SALAS/
Base de una torre aparecida en el sótano del edificio que hace esquina con la plaza de María Guerrero. :: SALVADOR SALAS

La antigua muralla musulmana de la ciudad no deja de deparar sorpresas a los arqueólogos. Han sido numerosas las obras de rehabilitación realizadas en los últimos años en el Centro de la ciudad en las que el cerco medieval se ha dejado ver para alegría de los historiadores, que han contagiado su entusiasmo a los propietarios de los edificios. Estos últimos no han dudado en integrar los restos aparecidos en sus proyectos como una forma de poner en valor la importancia de los hallazgos. En ese sentido, cabe destacar la integración realizada en edificios como el de la librería Proteo Prometeo, en la confluencia de la calle Álamos con Carretería, y, más recientemente, en los sótanos del hotel Vincci Posada del Patio.

A todas estas actuaciones se suman ahora dos más a raíz de la rehabilitación de un edificio que hace esquina entre la plaza de María Guerrero y la calle Alcazabilla, y las obras que se realizan en el tramo norte de esta calle para renovar su pavimento, en virtud del convenio entre el Ayuntamiento y la Consejería de Turismo para mejorar algunos de los enclaves más turísticos del casco antiguo. En ambos puntos se ha vuelto a dejar ver la muralla.

En el caso de la calle Alcazabilla, han aparecido restos de lo que podría ser la barbacana, es decir, el muro defensivo que envolvía a la muralla como tal y que se encontraba en una posición más baja que ésta. De igual modo, en los bajos del citado edificio que hace esquina con la calle se ha recuperado, en bastante buen estado, la parte inferior de lo que fue una de las torres que jalonaban la muralla y marcaban la dirección de sus diferentes tramos.

Valoración técnica

La arqueóloga de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Carmen Peral, y técnicos de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía inspeccionaron los tramos aparecidos el pasado lunes. En el caso de los restos encontrados en las obras de la calle Alcazabilla se trata de una zona de tapial y mampostería de ladrillo que invita a continuar con las excavaciones más hacia el sur, según expuso Carmen Peral. Además, se han descubierto partes de lo que podría ser el cementerio cristiano de la cercana parroquia de Santiago, una de las más antiguas de la ciudad, y de casas del siglo XVIII. «La calle Alcazabilla se abrió en el siglo XIX, así que es normal que hayamos encontrado todo esto», señaló Peral. A partir de ahora, se hará un informe para determinar qué sucede con estos restos, aunque lo más probable es que se documenten para volver a ocultarlos. Para marcar su presencia, podría hacerse algún trazado o dibujo con las losetas que se pondrán en el nuevo pavimento de la calle, como sucede con los muros que aparecieron en el aparcamiento de la plaza de la Marina.

Mucho más visible se muestra el tramo de torre encontrado en el sótano del edificio situado junto a los restos aparecidos en la calle. Está formado por piedras combinadas con ladrillos, un revestimiento que, según la arqueóloga municipal, puede datar del siglo XIV o XV. Y es que, aunque la construcción de la muralla se sitúa en el siglo XI, sufrió posteriores remodelaciones que reforzaron su estructura y modificaron su aspecto externo. Además, aunque no se aprecia por coincidir con el techo del sótano, se ha hallado el suelo que lo que sería una de las estancias de la torre para albergar la guardia defensiva de la ciudad.

El edificio ha sido recuperado según proyecto de los arquitectos Rafael Roldán y Fausto Alarcón y es propiedad de la sociedad Netobril, que busca inquilinos para el local de su planta baja, una primera planta de oficinas y el resto para viviendas, todo en alquiler.

Plan director

Carmen Peral recordó que, como adelantó este periódico (ver SUR 9/6/2010), se está elaborando un plan director de la muralla que marcará las pautas para su conservación a arqueólogos, arquitectos y propietarios. A su juicio, tras los descubrimientos del trazado efectuados en los últimos años, a los que se sumarán próximamente los desarrollados en un edificio de la calle Medina Conde, en el inmueble de la plaza del Teatro que albergará el Centro de Estudios Marroquíes y en el palacio de la calle Beatas que albergará el Museo Interactivo de la Música, es el momento de poner en marcha una ruta para que malagueños y visitantes puedan visitar el trazado de la muralla y conocer su historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos