La ayuda media a becarios universitarios se ha reducido a niveles de hace una década

La ayuda media a becarios universitarios se ha reducido a niveles de hace una décadaGráfico

El Ministerio de Educación ha abierto una nueva convocatoria, en la que se mantienen los requisitos anteriores

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Los universitarios han sufrido, como otros muchos colectivos, la política de recortes en educación de los últimos años, hasta el punto que el promedio de las ayudas a los estudios han retrocedido a niveles de hace diez años. Cuando el Ministerio de Educación y Formación Profesional ha puesto en marcha la nueva convocatoria de becas, publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado, el estudio de la evolución de número de becarios y de ayudas en la Universidad de Málaga refleja claramente las consecuencias de la crisis económica, con dos indicadores: se ha multiplicado casi por dos el número de perceptores, con unas ayudas medias que se han reducido año tras año: más becarios con menos presupuesto o bien congelado, tocan a menos dinero.

Desde hoy mismo, los estudiantes pueden solicitar las becas del Ministerio de Educación y Formación Profesional para el próximo curso. La convocatoria se abre para todas las etapas postobligatorias. Para los no universitarios el plazo estará abierto hasta el próximo día 1 de octubre de octubre, mientras que para aquellos que comiencen o continúen sus estudios universitarios, ya sea de grado o máster, el plazo estará abierto hasta el 15 de octubre. la solicitud se hace exclusivamente por vía telemática, a través de la web del Ministerio de Educación.

Retroceso

La evolución de las becas universitarias en estos últimos años pone de manifiesto el importante recorte en las ayudas, que se ha situado en niveles similares a los de hace una década. Al mismo tiempo se ha incrementado el número de alumnos que pueden tener una beca de estudio. Y esto cuando el Gobierno del PP endureció los requisitos, tanto económicos como de rendimiento académico, para poder tener derecho a estas ayudas. De esta manera, y según los datos facilitados por el vicerrectorado de Estudiantes de la UMA, el número de becarios ha pasado en una década de 7.503 a 12.677. Pero el promedio de ayudas no ha tenido una evolución equivalente, ni siquiera han aumentado lo que se supone ha sido el IPC acumulado en estos diez años, es más, es incluso algo más bajo: el promedio de ayudas para los alumnos becados en el curso 2008/09 fue de 2.164 euros, y en este curso pasado la media ha sido de 2.122 euros. El máximo se alcanzó en el 2011/12, con más de 2.700 euros de media. La reforma del ministro Wert en 2012 hizo caer el importe medio a unos 2.000 euros.

Umbrales de renta

Esta convocatoria de ayudas y becas al estudio de carácter general está destinadas a las enseñanzas de Bachillerato, FP de grado medio y superior, enseñanzas artísticas profesionales y superiores, deportivas, religiosas, militares, idiomas, FP básica, enseñanzas universitarias y cursos de preparación para el acceso a la universidad para mayores de 25 años. El tipo y la cuantía de la beca dependerá del tipo de estudios que curse el alumno. En todo caso, la beca básica se fija en 200 euros.

Educación premia a los buenos estudiantes con hasta 125 euros más en su beca

No hay grandes variaciones respecto a las convocatorias anteriores, entre otras razones porque el nuevo Ejecutivo no ha tenido tiempo de introducir grandes cambios. Pero sí son significativas dos modificaciones que benefician a los estudiantes. Por una parte, se ha incrementado la cuantía fija ligada a la renta, hasta 1.600 euros, 100 euros más que anteriormente. Además, se ha añadido en esta ocasión una cuantía fija para los estudiantes ligada a la excelencia en el rendimiento académico, una medida con la que se quiere premiar a los mejores estudiantes. La cuantía oscila entre 50, 75, 100 y 125 euros, para una nota media entre 8 y 8,49; 8,5 y 8,99; 9 y 9,49 y más de 9,5 puntos, respectivamente. El Ministerio de Educación y Formación Profesional introduce en este caso un coeficiente corrector para que los estudiantes de carreras con mayor dificultad no se vean perjudicados. Así, los del área de arquitectura e ingenierías multiplican su nota media por 1,17; los del área de ciencias por 1,11 y por 1,05 los estudiantes del área de ciencias de la salud.

Por otro lado, el Gobierno ha mostrado su voluntad de comenzar en septiembre los trabajos y reuniones para preparar una reforma en profundidad del sistema estatal de becas y ayudas al estudio para el curso 2019-2020. Esta reforma, indicó el Ministerio de Educación y Formación Profesional, se estudiará con las organizaciones que conforman la comunidad educativa.

Beca de matrícula con un 5

Respecto a los requisitos académicos, y como ya anunció el anterior ministro, Méndez de Vigo, se podrá tener beca de matrícula con un 5 (anteriormente la nota mínima era 5,5), siempre que cumplan los requisitos de carácter económico (renta y patrimonio de la unidad familiar). Pero mantiene la nota de 6,5 para obtener los otros componentes de la beca dineraria en el primer curso del nivel universitario y los requisitos académicos para obtener la beca en segundo curso y posteriores (un porcentaje de créditos aprobados dependiendo del área de conocimiento).

El Ministerio de Educación ha establecido tres umbrales de renta para poder acceder a una beca. Para una familia de cuatro miembros, el umbral 1 es de 13.909 euros. En este caso, la beca incluye matrícula, una cuantía fija de 1.500 euros, otros 1.500 euros si se estudia fuera del domicilio familiar y una cuantía variable que se determina en función del número de becarios y las notas. El segundo umbral se sitúa en los 36.421 euros. En este caso, los alumnos tienen derecho a la beca de matrícula y de residencia y la cuantía variable. El tercer umbral es de 38.831 euros. Para las rentas familiares situadas entre el dos y el tres, únicamente podrán tener derecho a la beca de matrícula.

Para calcular la renta familiar disponible hay que sumar la base imponible general (casilla 415) y la del ahorro (435) y restarle la cuota resultante de la autoliquidación (casilla 557). También hay que tener en cuenta las ganancias y pérdidas patrimoniales Se pueden aplicar algunas deducciones en caso de familia numerosa o discapacidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos