El Obispado desautoriza a la Agrupación y la obliga a revisar el horario de Zamarrilla

Zamarrilla quiere ser la penúltima del Jueves Santo. /Salvador Salas
Zamarrilla quiere ser la penúltima del Jueves Santo. / Salvador Salas

La diócesis da un plazo de tres meses a la entidad cofrade para pactar la posición en el Jueves Santo de la hermandad, que recurrió ser la quinta

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

El dicho de 'el que la sigue la consigue' bien puede aplicarse a los directivos de la Cofradía de Zamarrilla que, tras meses recursos para rechazar la posición que ocuparon en el pasado Jueves Santo –en una salida alterada y acortada por la lluvia–, han logrado que el Obispado atienda su demanda. En una decisión insólita, la diócesis ha optado por aceptar los argumentos de Zamarrilla, que fue una de las cinco cofradías que en agosto del año pasado votaron en contra de la aplicación de un nuevo recorrido oficial de la Semana Santa, y suspender el procedimiento, respaldado por una mayoría de hermandades, por el que la Agrupación de Cofradías colocó a la corporación de la calle Mármoles en la quinta posición del Jueves Santo pese a que quería seguir siendo la penúltima.

El Obispado insta a la entidad de San Julián a buscar «una solución pactada» en el plazo de tres meses al problema suscitado por el horario impuesto a Zamarrilla, con las reuniones que sean necesarias, y recuerda que en el punto 8 del artículo de los estatutos de la Agrupación que regula la labor de la comisión de horarios e itinerarios se señala que «en todo caso, será preferente, aunque no excluyente, el criterio de mantener los horarios e itinerarios aprobados para cada cofradía o hermandad en años anteriores».

Si no hay acuerdo

El Obispado no obliga a la Agrupación a que devuelva a Zamarrilla a la penúltima posición del Jueves Santo en el orden de paso por el recorrido oficial que venía ocupando anteriormente al cambio del itinerario común para las procesiones, pero sí a que revise su horario. Con todo, la Iglesia pide que, si transcurridos los tres meses que da de plazo, no se produce una solución pactada al respecto, se le informe de los motivos de ese desacuerdo, en función de lo que emitirá el decreto que corresponda.

Zamarrilla llegó a presentar tres recursos en el seno de la entidad de San Julián para oponerse a su cambio a la quinta posición del Jueves Santo, pero todos fueron rechazados. Tras ello, optó por apelar al Obispado, que inicialmente, en los días previos a la Semana Santa, no le dio la razón. No obstante, la cofradía presentó en mayo una enmienda a la diócesis que finalmente ha sido atendida.

Fuentes de la Agrupación de Cofradías de Semana Santa matizaron que la entidad no se siente desautorizada por el Obispado y remarcaron que la resolución de la diócesis no cierra el asunto definitivamente porque insta a los hermanos mayores del Jueves Santo a reunirse para buscar una solución por consenso y, en caso de no la alcancen, la Iglesia dictará el decreto correspondiente «en uno u otro sentido», apuntaron.