En libertad con cargo de homicidio imprudente el cazador que mató a un niño

En libertad con cargo de homicidio imprudente el cazador que mató a un niño

Los hechos ocurrieron durante una montería que se celebraba en una finca de caza del municipio sevillano de Burguillos

AGENCIASSevilla

El juez ha decretado libertad con cargo de homicidio imprudente para el cazador cuyo disparo en una montería en Guillena (Sevilla) acabó con la vida de un niño de 4 años que se encontraba allí con su padre, y le prohíbe que use armas de fuego y practique la caza mientras dure la instrucción.

El detenido, L.A.G., de unos 60 años y cazador experimentado, ha comparecido este lunes en el Juzgado de Instrucción 6 de Sevilla, que se encontraba de guardia en el momento del suceso, ocurrido en el coto de caza La Lapa el pasado sábado.

El juez no ha decretado medidas cautelares para el acusado, salvo entregar todas sus armas a la Guardia Civil, abstenerse de practicar la caza y estar localizable siempre que sea requerido por el juzgado, han informado fuentes judiciales.

El cazador ha estado declarando ante el juez durante una hora y media y ha explicado que desconocía que en la montería había un niño y que cuando disparó en ningún momento vio al pequeño, que murió en el centro de salud de Burguillos a donde lo llevaron sus familiares y participantes en la montería y donde intentaron reanimarlo sin éxito durante dos horas.

Según ha explicado la abogada de oficio que le ha asistido durante su declaración como detenido, ha relatado que en la montería de caza mayor había cinco puestos con dos personas cada uno, si bien él desconocía dónde estaban ubicados el resto y la presencia de un menor entre ellos.

Durante la caza de jabalíes, vio movimiento en la maleza y se adelantó un poco del puesto, momento en el que dio un giro de 90 grados al escuchar ruido y disparó hacia la derecha, un tiro que impactó en el pequeño al que, según el cazador, no vio en ningún momento.

El cazador, un arquitecto de nacionalidad argentina pero afincado desde hace años en El Puerto de Santa María (Sevilla), tiene licencia de caza, todos los permisos de arma en regla y seguro de responsabilidad civil para practicar la actividad cinegética.

El juez le atribuye inicialmente un delito de homicidio por imprudencia y ha citado como testigos el próximo 8 de febrero al resto de participantes en la montería y al organizador de la misma.

La Guardia Civil señala en su atestado que los permisos de esa montería eran para que en cada puesto hubiera solo una persona en vez de dos, según fuentes del caso.

A la declaración no ha asistido la Fiscalía y nadie ha pedido medidas cautelares.

El orden de los acontecimientos

El suceso se produjo el sábado, minutos antes de las 11,30 horas, cuando el Servicio Coordinado de Emergencias 112 de Andalucía recibió una llamada de un testigo que indicaba que un menor había resultado herido por un disparo en la finca La Lapa, con entrada en la carretera de Burguillos a Castilblanco de los Arroyos, y a donde se desplazaron la Guardia Civil y la Policía Local de Burguillos, además de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061.

El menor fue trasladado con vida en ambulancia al centro de salud más cercano, el de Burguillos, donde los sanitarios intentaron reanimarle sin éxito y solo pudieron confirmar su muerte.

A este respecto, el grupo de Policía Judicial del puesto de la Guardia Civil de La Rinconada (Sevilla) abrió una investigación para esclarecer las causas de la muerte del menor, sobre la cual se decretó secreto de sumario.

Tras fallecer, el cuerpo del menor fue trasladado al Instituto de Medicina Legal (IML) de Sevilla, donde se le practicó la autopsia y desde donde llegó posteriormente al tanatorio de Écija.

 

Fotos

Vídeos