Aznar bromea: «Rajoy ¿qué hizo? ¿cortar la empanada? Eso tiene mucho mérito»

Aznar (i) se saluda con Rajoy. /
Aznar (i) se saluda con Rajoy.

«Nunca hemos sido una pareja que salga a cenar», asegura el político sobre su relación con el actual presidente del Gobierno

COLPISAMADRID

La relación entre Mariano Rajoy y José María Aznar ha pasado por muchas fases. Eso es lo que se desprende de los comentarios y de los mensajes entre líneas de quien fuera presidente del Gobierno entre 1996 y 2004. «Le he hecho de todo, hasta sucesor, pero nunca he tenido una relación especialmente intensa con Mariano Rajoy, no. Nunca hemos sido una pareja que salga a cenar. Ha sido otro tipo de relación», explicó Aznar en el programa 'Mi casa es la tuya' de Telecinco sobre el actual líder del Ejecutivo.

Más información

Aznar explicó las razones para elegirle como sucesor. «Decidí respetar la línea jerárquica y eso reducía bastante. Pensé que quien reunía más ventajas que inconvenientes era Mariano Rajoy y ahí está. Yo había confiado siempre en Mariano Rajoy. Le hice cinco veces ministro», señaló. «Yo le traje de Galicia a Madrid. Le hice de los que más responsabilidades. Le hice ministro cinco veces, vicepresidente del Gobierno y sucesor. Que no me gusta todo lo que hace es lo normal, como todos», insistió.

Pero además del discurso medido y prudente, el antiguo presidente dejó entrever algunos matices. Cuando Bertín Osborne, conductor de la entrevista le comentó que cuando Rajoy acudió al programa sirvió una empanada que había cocinado su esposa, Elvira Fernández, Aznar bromeó: «Entonces, Rajoy ¿qué hizo? ¿cortar la empanada? Eso tiene mucho mérito».

No obstante, Bertín Osborne le replicó que durante su programa Aznar únicamente había cortado unos tomates para una ensalada, algo que ya preveía su círculo más cercano. «¿De verdad que ha cocinado con Bertín? Yo no le he visto cocinar en la vida. No creo que sepa hacer ni un arroz blanco», anticipó Miguel Ángel Rodríguez, quien fuera portavoz del Gobierno con Aznar. «No cocina, no ha cocinado nunca. Tiene unos gustos muy simples para comer», añadió su mujer, Ana Botella.

Cómo es Aznar

Para dar a conocer la personalidad del entrevistado por Osborne hablaron también su esposa y algunos compañeros de profesión. «No he sido una persona que haya dejado a la gente indiferente», había explicado antes el político sobre la imagen pública que tienen de él. «Nunca había pensado en la política como actividad y además yo me casé con un estudiante de Derecho que nunca pensé que se iba a dedicar a la política», confesó Ana Botella. «Tuve la tentación de dejar la carrera y pasar a filosofía», reconoció el mismo Aznar.

«En Castilla y León en el año 87 con un gobierno en minoría ya dio señales inequívocas de que no tenía fronteras en su destino», aseguró Francisco Álvarez Cascos, quien fue ministro con Aznar cuando todavía militaba en el Partido Popular (PP). María Dolores de Cospedal defendió el «liderazgo» del político, pero también su «sentido del humor» y que «transmite mucha seguridad cuando habla».

Elecciones

Los compañeros de Aznar también recordaron la primera victoria electoral del PP, que fue con 157 votos frente a los 140 del PSOE en 1996, después una crisis en su partido. «Se convocan las elecciones y la oposición no tiene ni candidato y me llaman a mí», recordó Aznar sobre 1989. «Si en el peor momento de la historia de tu partido te piden que hagas una cosa y dices que no, ¿qué vas a exigir tú luego a los demás?», añadió. Eso sí, dejó un punto de reclamación: «Me lo puso más difícil para llegar la derecha que la izquierda». «Casi todo el mundo pensaba que iba a salir mal y la cosa salió bien. Luego Fraga renunció a la presidencia del partido y siempre viví una relación con él muy buena», señaló sobre su sucesión al frente de la organización heredada de Alianza Popular.

«Era la primera vez que el Partido Popular llegaba a la presidencia del Gobierno en democracia», remarcó Botella. «Es un momento único en la vida de una persona y de su familia. Lo vivimos muy bien porque llevábamos preparándolo mucho tiempo», señaló la esposa de Aznar. «Mis padres supieron mantener la vida familiar en La Moncloa», añadió su hijo Alonso. «Hizo reformas que le permitieron llevar España a Europa con los acuerdos de Maastricht», señaló Álvarez Cascos sobre el campo político.

En el año 2000, Aznar volvió a liderar al Partido Popular a ganar las elecciones. «Fue muy importante la segunda victoria, por mayoría absoluta, porque fue el reconocimiento de los ciudadanos de que lo habíamos hecho bien», indicó Dolores de Cospedal. «Yo le ofrezco a Pujol entrar dos veces en el Gobierno, una en el 2000 y otra en el 2002. En la segunda me dijo 'yo no acepto el pacto constitucional'. Yo le dije 'tenéis un problema: o os convertís en un partido secesionista que pelea con los más radicales o podéis cogobernar España'», afirmó Aznar a Bertín Osborne.

Pablo Iglesias

El antiguo presidente repasó la actualidad política española e internacional. «Hay un decaimiento del nivel que se dedica a la política y ese es un problema muy serio porque la política es indispensable», comenzó. El mayor dardo de sus críticas fue para el líder de Podemos, Pablo Iglesias. «No conozco más que por fuera al señor Iglesias y no me gustan ni sus ideas ni cómo las expresa. Intentar convertir a España en Venezuela me parece un disparate monumental. Si este señor tuviera responsabilidades de gobierno tú y yo estaríamos como Leopoldo López en Venezuela. Espero que los españoles se den cuenta de que no nos llevan a ningún punto positivo», afirmó.

Albert Rivera

Más suave fue su análisis de Ciudadanos. «El centroderecha español estaba unido y de pronto se desune. Pero una de las cosas más orgullosas de mi vida política es la unión del centroderecha, todo lo que estaba a la derecha del PSOE», comentó y fue prudente con su valoración sobre Albert Rivera: «Le he conocido y me ha parecido con una cualidades personales interesantes, pero tiene una tarea importante por delante».

Rey Juan Carlos

«Mi relación siempre fue buena dentro de los mercados internacionales», aseguró sobre el rey Juan Carlos.

Fidel Castro

Aznar explicó que su familia vivió en Cuba durante un tiempo y que su padre y Fidel Castro fueron al mismo colegio en La Habana. Pero el dictador no le guardó especial afecto después. «Castro quería por todos los medios que yo no llegase al gobierno», remarcó el político antes de comentar su especial visita a la isla con los reyes de España en la que entró en la antigua casa de su abuelo.

Nicolás Maduro

También habló de Venezuela. «Con (Nicolás) Maduro no hay arreglo. Todo es mentira, todo es una farsa. Eso es parte del legado de (Barack) Obama, del Vaticano (no entiendo muy bien por qué) y algunos presidentes que no han tenido su hora más gloriosa. Han intervenido para que el régimen perdure. Es la cubanización progresiva. El riesgo de Venezuela es que se cubanice, ir a un sistema en que al final la gente tenga que sobrevivir en la miseria años y años», aseguró. No obstante, la relación con el país americano no desapareció de la conversación. «Eres la persona que más envidio del mundo», desveló Aznar que le dijo Bill Clinton. «¿Sabes lo que yo daría para que Chávez me insultara a mí todos los días», añadió.

El mejor

Por último, se refirió a sí mismo cuando le preguntaron sobre quién sería el mejor presidente del Gobierno de España. «Si no quitamos a Aznar, Aznar», comenzó. «Si no, Antonio Cánovas del Castillo o don Antonio Maura. Grandes presidentes, los dos», redondeó.