Finaliza la limpieza del vertedero ilegal de neumáticos de Seseña

Imagen del incendio del vertedero en mayo./
Imagen del incendio del vertedero en mayo.

La parcela, que llegó a almacenar el mayor depósito ilegal de Europa y que ardió el pasado mes de mayo por un incendio intencionado, ha quedado completamente limpia

J.V. MUÑOZ-LACUNAtoledo

La parcela que llegó a almacenar el mayor vertedero ilegal de neumáticos de Europa y que ardió el pasado mes de mayo por un incendio intencionado ha quedado completamente limpia. La Consejería de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha ha dado oficialmente por terminados los últimos trabajos pendientes para dar por finalizada una pesadilla con la que han convivido durante meses los vecinos de la urbanización El Quiñón, de Seseña (Toledo): la retirada de las cenizas en las que se convirtieron miles de toneladas de neumáticos.

Una pesadilla que se inició el 13 de mayo de 2016 cuando alguien prendió fuego a este vertedero, situado entre Seseña y Valdemoro (Madrid), que había crecido en las últimas décadas sin control alguno hasta almacenar 90.000 toneladas de ruedas. El fuego generó una gran columna de humo y obligó a desalojar a los vecinos de la urbanización El Quiñón ante el riesgo de respirar elementos muy tóxicos.

Veinte días después el incendio se dio por extinguido y se iniciaron entonces las tareas de retirada de los neumáticos. El pasado mes de diciembre se retiró la última rueda que no había ardido se calcula que fueron unas 10.000 toneladas de goma y 1.300 de alambres- y se inició otro trabajo minucioso, el de eliminar las cenizas y limpiar la parcela, algo que este lunes se ha dado por concluido. La parcela está absolutamente limpia y hemos cumplido los plazos previstos, ha declarado el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, que ha aprovechado para lamentar públicamente que el Gobierno de España no haya ayudado a los ejecutivos de Castilla-La Mancha y Madrid en financiar parte de los costes que han supuesto estos trabajos: unos 6 millones de euros.

La investigación del incendio sigue abierta

El consejero también ha destacado que a raíz de este incendio el Gobierno de Castilla-La Mancha decidió que las empresas de gestión de residuos que se instalen en esta región deberán pagar una fianza para afrontar posibles costes de descontaminación.

Aunque el incendio ya es historia, queda la investigación sobre sus causas. El Juzgado de Instrucción número 1 de Valdemoro sigue instruyendo el caso pero, de momento, no ha habido detenciones. En los diez días previos al incendio llovió mucho en Seseña y fue mucha casualidad que el vertedero empezara a arder justo cuando dejó de llover, apunta el alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, que desea dar un uso medioambiental a la parcela recién limpiada. El alcalde reconoce que gracias a este incendio el vertedero ya no existe y espera los resultados de una investigación encargada a la Universidad Rovira i Virgili, de Tarragona, para determinar qué efectos ha podido tener en los vecinos de Seseña respirar el humo tóxico mientras el fuego estuvo activo.

En Seseña, los 21.000 habitantes de esta localidad no olvidan la catástrofe medioambiental a la que asistieron a lo largo de varias semanas desde sus balcones y sólo esperan que el solar que albergó el mayor cementerio ilegal de neumáticos de Europa se convierta en una zona verde y de ocio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos