Comienza la retirada de neumáticos del macrovertedero de ruedas de Seseña

Operarios trabajando en la retirada de los neumáticos. /
Operarios trabajando en la retirada de los neumáticos.

El proceso, en el que habrá que retirar 12.000 toneladas de neumáticos, costará cuatro millones de euros

J. V. MUÑOZ-LACUNATOLEDO

Camiones de la empresa pública 'Tragsa' han empezado este lunes a retirar los neumáticos que no han ardido en el incendio del cementerio de ruedas de Seseña (Toledo) que se inició el pasado 13 de mayo y que quedó extinguido a principios de junio. Son unas 12.000 toneladas de neumáticos las que hay que retirar, según cálculos de la Junta de Castilla-La Mancha basándose en imágenes de drones que han sobrevolado el vertedero. Doce mil toneladas que forman parte de las 100.000 que había ido acumulando este cementerio ilegal desde la década de los 90 del siglo pasado, por lo que finalmente han sido 88.000 las toneladas de ruedas que han ardido en este incendio intencionado que la Guardia Civil sigue investigando.

Los neumáticos que se han salvado del fuego serán trasladados a dos plantas especializadas en la gestión de este tipo de residuos en Chiloeches (Guadalajara) y Campo de Criptana (Ciudad Real). La de Chiloeches es la más grande de España y tiene capacidad para tratar 60.000 toneladas. En cuanto a la de Campo de Criptana, es más pequeña si bien puede tratar hasta 20.000 toneladas.

Allí serán triturados y granulados y se separarán sus elementos textiles del acero. El material textil y de caucho será reciclado como combustible para calderas de edificios públicos de la Junta de Castilla-La Mancha y el acero acabará en fundiciones. Previamente, se han separado los neumáticos procedentes de vehículos industriales de los de turismos y cada rueda es descontaminada para que salga de Seseña sin polvo contaminante.

Según el consejero de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, "transformar los neumáticos en combustible costará unos cuatro millones de euros aunque estamos trabajando para que este dinero pueda ser imputable al programa europeo FEDER".

Cenizas y acero

Al mismo tiempo que las ruedas han comenzado a ser trasladadas, la empresa pública 'Emgrisa' está redactando un informe acerca de cómo retirar los demás residuos que quedarán en el vertedero (cenizas y acero de las ruedas). En este sentido, el alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, ha pedido "que se extreme la precaución para que los residuos no se transporten por zonas urbanas y evitemos así una posible contaminación". El alcalde de Seseña también se queja de que la Junta de Castilla-La Mancha aún no ha informado al Ayuntamiento de la duración de la retirada de las ruedas o del procedimiento detallado de cómo se hará.

Lo que sí reconoce Carlos Velázquez es que "la tranquilidad ha vuelto a Seseña y al barrio de El Quiñón", el más próximo al cementerio de ruedas, aunque "los vecinos siguen pendientes de las cenizas que todavía no se retirarán y que pueden causar problemas si el viento desplaza las partículas en suspensión hacia las viviendas".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos