La importancia de la «hora de oro» en un accidente

La importancia de la «hora de oro» en un accidente

Los sesenta minutos posteriores a un siniestro de tráfico son clave para la reducción de víctimas

Según los expertos, entre el 30 y el 50 % de las muertes de tráfico se producen en los primeros cinco minutos y aumenta hasta el 75 % antes de una hora. Por ese motivo, es fundamental acortar los tiempos de rescate y no superar la llamada «hora de oro». La clave para reducir esos periodos es aplicar la conducta PAS: Proteger, Avisar y Socorrer.

En el Día Mundial de los Primeros Auxilios, la Federación Internacional de Cruz Roja y Media Luna Roja lanza diversos mensajes para concienciar a la población de la importancia de los primeros auxilios en diversas circunstancias. En este sentido, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y el RACE quieren hacer hincapié en la importancia de la atención inmediata a las víctimas de accidente de tráfico.

De hecho, los primeros momentos tras producirse el accidente son tan importantes que el Código Penal establece como obligatorio que cualquier ciudadano atienda a un herido siempre que se vea implicado en un accidente, lo presencie o tenga conocimiento de él, y la Ley de Tráfico lo refuerza considerando muy grave la omisión de socorro.

Al ser testigo de un accidente, los pasos a seguir son proteger, avisar y socorrer

Actuar correctamente es clave cuando uno es testigo de un accidente o se ve involucrado en el mismo. Entonces, la conducta PAS pasa a ser la norma fundamental para poder atender a los accidentados. En primer lugar, se debe proteger el lugar para evitar que se produzcan nuevos accidentes. Es muy importante avisar a los demás vehículos con cierta antelación que ha habido un siniestro, siempre con seguridad y la de los propios accidentados.

La segunda letra de PAS es avisar. Una llamada al 112 a los servicios de emergencia es fundamental. Comunicar exactamente la situación del percance o cómo se encuentran los accidentados, es de gran ayuda a los servicios de asistencia.

Por último, hay que socorrer a los heridos. Las hemorragias y los problemas respiratorios por la obstrucción de las vías son las dos causas principales de fallecimiento tras los primeros minutos después de producirse el accidente. Si todos los conductores fueran capaces de poner en marcha técnicas de primeros auxilios básicas se podrían evitar un importante número de muertos antes de la llegada de los servicios sanitarios de emergencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos