Marbella pide permiso para habilitar un tramo de playa equipado para la práctica del Kitesurf

Mapa de balizamiento previsto. /SUR
Mapa de balizamiento previsto. / SUR

El Ayuntamiento llega a un principio de acuerdo con Marbella Kite Club, que debe validar la Junta, para crear un canal de 300 metros e instalaciones en la zona de Los Monteros

Nieves Castro
NIEVES CASTRO Marbella

Los kitesurfistas están de enhorabuena. El Ayuntamiento de Marbella y el Club de kite de la ciudad, que representa a unos 250 aficionados a esta disciplina, han llegado a un principio de acuerdo para autorizar un punto permanente, totalmente equipado, para la práctica de este deporte en la playa de Los Monteros; aunque para su puesta en funcionamiento, antes, será preciso que la Junta de Andalucía autorice una modificación del actual Plan de Playas, que fue aprobado el año pasado con carácter plurianual. Así lo ha confirmado a SUR el concejal de Playas, Manuel Cardeña, que ha participado directamente en las reuniones con el colectivo, donde los kitesurfistas demandaron una playa segura dentro del término municipal para poder practicar este deporte.

La zona solicitada está comprendida entre el chiringuito Palm Beach y el aparcamiento de calle Realejo y además de acordarse su debida señalización con cartelería, para impedir el baño los días de viento, se ha previsto el equipamiento de la zona con tarimas, duchas, bañera para limpieza del material y espalderas para secado, además de mástiles con mangas de viento y balizamiento del canal náutico en época estival, que asumiría la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental.

Desde hace casi una década los kitesurfistas navegan en la incómoda zona de Río Real, plagada de piedras dentro y fuera del agua, lo que supone un verdadero peligro para todos los aficionados e impide la presencia de escuelas o personas que se están iniciando. Ello permite que este aficionado, originario o foráneo, apueste en muchas ocasiones por otras localidades cercanas como Tarifa que cuenta con zonas bien equipadas. Así lo denuncia David Gallardo, secretario de Marbella Kite Club, quien llama la atención, además, «sobreel alto poder adquisitivo del kitesurfista y la repercusión económica que su presencia tiene para la ciudad». Para muestra, refiere que la inversión media de cualquier usuario, sin tener en cuenta accesorios como neoprenos, cascos o quillas, ronda los 4.500 euros.

Para que el punto empiece a funcionar la Junta deberá autorizar antes un cambio en el Plan de Playas

Aunque los aficionados vienen haciendo uso de Los Monteros en invierno, la gran innovación que se espera autorice la Administración autonómica es el balizamiento de este tramo de playa en verano, otorgando prioridad a los aficionados sobre el bañista, y la instalación durante todo el año de un equipamiento mínimo sobre la arena. El Ayuntamiento hace especial hincapié en la seguridad, por lo que la Delegación de Playas prevé en época estival, la presencia de un retén de Salvamento y Socorrismo durante las horas centrales del día, así como patrullas informativas para que todos los usuarios de la playa hagan uso de las zonas delimitadas de manera correcta. En este sentido, el concejal del ramo apunta que «los días de viento que permiten la práctica de este deporte se limitan como mucho a 8 o 9 jornadas en verano».

Esta zona pública de kite, para el uso y disfrute de todos los usuarios, no lleva aparejada el pago de cuota alguna por parte del club, y cualquier actividad que se quiera realizar con ánimo de lucro dentro de la zona de kitesurf de Los Monteros deberá ser previamente autorizada por el Ayuntamiento de Marbella.

Conseguir esta nueva área no ha sido fácil y ha supuesto años de negociación con los distintos responsables del departamento municipal de Playas desde que en 2008 se le denegara por primera vez Los Monteros a Marbella Kite Club.