Los inversores del proyecto tipo Eurovegas siguen negociando con Extremadura

El proyecto American Dream de Miami/SUR
El proyecto American Dream de Miami / SUR

La región considera un «globo sonda» el anuncio de la compañía canadiense de buscar una nueva ubicación en la costa de Málaga y Cádiz

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El grupo canadiense Triple Five, que esta semana ha anunciado su intención de buscar posibles localizaciones para un proyecto tipo Eurovegas en la franja comprendida entre la Costa del Sol y el Campo de Gibraltar, mantiene las negociaciones con la Junta de Extremadura. Y ello, a pesar de lo anunciado por un responsable de la multinacional en el diario económico Cinco Días, que descartó la ubicación inicial, en Castilblanco (Badajoz) por la falta de infraestructuras de comunicación y la escasa rentabilidad de la iniciativa.

La región considera que el repentino interés por instalarse en el litoral andaluz es un «globo sonda», un «farol» que tiene su trasfondo en las tensiones internas que esta mantiene con su socio local, la inmobiliaria sevillana Nuchera&Nuchera, que es propietaria de parte de los terrenos extremeños. Es la información que maneja el diario HOY (perteneciente, como SUR, al grupo Vocento), que ha seguido el desarrollo de la iniciativa desde el principio. Entre otros elementos que hacen dudar, aluden al hecho de que el Gobierno de la región vecina está impulsando una normativa específica con beneficios fiscales para este tipo de megaproyectos, entre los que destacan fuertes descuentos en los impuestos al juego, con el objetivo de crear algo similar a Las Vegas. Esto en Andalucía no se contempla.

El otro factor que plantea interrogantes es que la iniciativa preveía ocupar casi 1.300 hectáreas (cada una equivale a un campo de fútbol profesional), donde se han proyectado diez hoteles con sus respectivos casinos; un campo de golf; un puerto deportivo en un pantano; un centro comercial; un parque temático y acuático y un auditorio, entre otros servicios lúdicos. Pues bien, esta extensión de suelo es muy difícil de conseguir en la Costa del Sol y, por descontado, el precio por metro cuadrado no sería ni de lejos el mismo que en Extremadura.

La extensión prevista en la región vecina sería muy cara y difícil de conseguir en Málaga

A esta teoría también apunta el hecho que, al contrario de lo ocurrido en el caso extremeño, en Andalucía los promotores inmobiliarios todavía no se han presentado ante ninguna de las administraciones responsables del turismo en la Junta ni en los ayuntamientos, lo que suele ser el primer paso, para garantizar la seguridad jurídica y la viabilidad legal de la iniciativa.

En cualquier caso, en las próximas semanas el curso de los acontecimientos dictará si la intención anunciada de invertir en Málaga es real, o fruto de otro tipo de maniobras ajenas a la actividad turística.

 

Fotos

Vídeos