La estatua del marqués del Duero recobra el lustre perdido

Un momento de la intervención en la estatua del marqués. /Josele-Lanza
Un momento de la intervención en la estatua del marqués. / Josele-Lanza

La escultura de bronce situada en la glorieta que lleva su nombre ha sido sometida a una limpieza por parte del taller Menia Restauración y Patrimonio

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

La escultura que en San Pedro Alcántara recuerda a Manuel Gutiérrez de la Concha, marqués del Duero, ha sido sometida a una rigurosa puesta a punto por parte de una empresa especializada en la recuperación del patrimonio. La actuación, liderada por la Tenencia del Alcaldía, ha supuesto la limpieza con agua a presión controlada, un tratamiento químico para eliminar las sales solubles y la aplicación de un inhibidor de la corrosión bajo un aceite especial de protección. De este modo, la estatua en bronce del marqués luce ya bajo un prisma nuevo en la glorieta que lleva su nombre.

La directora general de Cultura, Juventud y Patrimonio, Gema Midón, explicó que esta limpieza se incluye dentro de un plan de puesta en valor de todas las esculturas de San Pedro, una actuación pionera en el distrito. «La intención es dar la mejor imagen posible a estas esculturas y seguir trabajando en esa idea de convertir San Pedro Alcántara en un museo al aire libre», explicó la responsable. En este sentido, cabe recordar que el departamento de Cultura, Juventud y Patrimonio ya ha instalado en las calles esculturas nuevas como La lavandera, en la Plaza de José Agüera, o La danza, en el Mirador de las Palmeras, y que próximamente, como adelantó este periódico, se procederá a la colocación de La araña y La maternidad, ambas del artista Vicente de Espona.

Este plan de restauración y conservación de las esculturas de San Pedro se está ejecutando a través de la empresa Menia Restauración y Patrimonio y continuará con la recuperación de la escultura ubicada en la Plaza de los Enamorados, Unidos.

Hasta la fecha se han recuperado media docena de esculturas, cuatro de ellas de Vicente de Espona. Según concretó Cristina Moreno, representante de la empresa restauradora, en estas últimas la intervención se ha realizado siguiendo las fichas técnicas del propio autor, respetando los criterios mínimos de intervención.