Detenido por agresión sexual a una camarera de un restaurante en Marbella

Detenido por agresión sexual a una camarera de un restaurante en Marbella

El arrestado abordó a la trabajadora cuando ésta se dirigía al almacén y supuestamente le realizó tocamientos mientras la agarraba por el cuello

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Un hombre ha sido detenido por la Policía Nacional acusado de agredir sexualmente a una camarera de un restaurante de Marbella, a la que realizó tocamientos en el almacén del establecimiento mientras la sujetaba por el cuello, según ha podido confirmar SUR.

Los hechos sucedieron el pasado lunes, sobre las 11 de la mañana, en un restaurante de la localidad. La camarera, de unos 33 años, estaba sola en una zona del restaurante, lejos de la vista de sus compañeros. Entonces, el individuo entró en el local y, al parecer, intentó ligar con ella, preguntándole a qué hora salía de trabajar. Ella le dijo que estaba casada y le pidió que la dejara tranquila, según explicaron las fuentes consultadas.

Al cabo de un rato, la trabajadora se dirigió al almacén, que está situado en un 'parking' cercano, a unos 20 o 30 metros del restaurante, para reponer mercancía. En ese momento, la mujer fue abordada por el mismo individuo, que estaba escondido entre los coches, y la introdujo por la fuerza en el almacén. Allí, presuntamente, la cogió del cuello con una mano mientras, con la otra, le realizaba tocamientos.

La policía localizó al sospechoso a partir de las características físicas que aportó la víctima

La situación se prolongó unos segundos hasta que, ante los gritos de la víctima, el hombre se dio a la fuga. La camarera regresó al restaurante «muy alterada» y le contó a sus compañeros lo que acababa de sucederle. Cuando describió al agresor sexual, otra empleada le dijo que el día anterior se le había acercado a ella y le había pedido un cigarro. Al parecer, llevaba días merodeando por el local.

La víctima puso los hechos en conocimiento de la comisaría de la Policía Nacional en Marbella, que activó inmediatamente un dispositivo de búsqueda del individuo a partir de los rasgos físicos descritos por ella. La operación jaula no tardó en dar sus frutos. Al poco tiempo, una dotación de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional localizó y detuvo a un sospechoso. Posteriormente, ya en comisaría, la víctima lo reconoció como el autor de la agresión sexual que ella denunciaba.

El presunto agresor pasó dos días en comisaría, ya que los agentes no conseguían identificarlo plenamente (primero dijo que era senegalés y después, camerunés). Finalmente, fue puesto el miércoles a disposición de la autoridad judicial investigado por un presunto delito de agresión sexual. Según las fuentes consultadas, quedó en libertad con cargos mientras prosiguen las diligencias del caso.