CCOO exige una solución definitiva para la Escuela de Hostelería Bellamar en Marbella

CCOO exige una solución definitiva para la Escuela de Hostelería Bellamar en Marbella
Josele-Lanza -

El sindicato defiende que hay alternativas para su reubicación y que el profesorado espera el inicio del curso

Mónica Pérez
MÓNICA PÉREZMarbella

CCOO ha denunciado esta mañana la «paralización» en la que se encuentra actualmente la escuela de Hostelería Bellamar de Marbella, el único centro formativo de este tipo que sigue en manos del Gobierno central, que a día de hoy no ha comenzado el curso académico, pese a contar con el profesorado, ni tampoco se conoce el futuro que se dará después de que la escuela se haya quedado sin sede en Marbella. El coordinador federal de Hostelería del sindicato, Gonzalo Fuentes, exige que se busque una nueva ubicación para este centro. «Se ha llevado a cabo un desahucio de esas instalaciones pero queremos, y creemos, que hay alternativas, ubicar el hotel Escuela Bellamar aquí en Marbella», señala.

Fuentes, que ha estado acompañado por docentes y antiguos alumnos con el chef Aitor Perurena, ha afirmado que algunas de las opciones para instalar el centro es la Residencia de Tiempo Libre de Marbella, «que es un sitio magnífico», el Ciomijas, o el edificio Andalucía Lab, todos ellos, de gestión de la Junta de Andalucía, por lo que la Administración autonómica tendría que dar su visto bueno.

Durante los 50 años que la escuela ha estado ofreciendo cursos de formación y perfeccionamiento en diferentes ámbitos de la hostelería, han sido un total de 35.000 los alumnos que se han beneficiado de esta formación. «La Escuela Bellamar ha realizado un gran aporte al tejido productivo de la hostelería, a nivel nacional, llegando a alcanzar altos niveles de reconocimiento como Estrella Michelin en la cocina y Nariz de Oro en la sumillería», ha explicado Enrique Malagón, docente de la escuela.

La Escuela Bellamar de Marbella, dirigida a formar a profesionales de la hostelería con problemas de reinserción laboral, abandonó en julio pasado las instalaciones en las que ha estado funcionando desde hace décadas. La propiedad el inmueble, que mantenía con contrato de arrendamiento con el Estado, ha decidido rescindir dicho acuerdo.

 

Fotos

Vídeos