Elías Bendodo refuerza su posición interna en el PP de Málaga

Elías Bendodo. /Migue Fernández
Elías Bendodo. / Migue Fernández

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Su llegada al Palacio de San Telmo, donde tiene su sede la Consejería de Presidencia, como hombre fuerte del gobierno bipartito del Partido Popular y Ciudadanos, refuerza la posición política interna de Elías Bendodo como presidente del PP de Málaga, que en los últimos meses se había empezado a poner en cuestión desde algunos sectores tras la llegada al liderazgo nacional de Pablo Casado.

En la pugna por relevar a Mariano Rajoy en la presidencia nacional del PP, Bendodo apoyó a Soraya Sáenz de Santamaría (también lo hizo Juanma Moreno, así como el partido en Andalucía), que fue derrotada en las primarias por Pablo Casado. Este hecho, provocó un seísmo en la formación y dejó en una posición delicada a los llamados 'sorayos'. En este sentido, el sector de las 'casadistas' malagueños se empezó a posicionar para intentar un futuro asalto al control del PP de Málaga, que preside Bendodo desde 2008.

La unidad interna, de la que ha venido haciendo gala Elías Bendodo en estos años, dependía del resultado de las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre y es que, como apuntaron algunas fuentes consultadas, los 'casadistas' empezarían a pedir responsabilidades a Juanma Moreno a nivel andaluz y a Bendodo, que ha sido uno de sus principales apoyos en estos años, en el caso de la provincia.

Sin embargo, la llegada del PP al gobierno de la Junta de Andalucía por primera vez tras casi 37 años de mandatos ininterrumpidos del PSOE y la entrada en el mismo de Elías Bendodo en un puesto de gran relevancia, le consolida en su liderazgo en Málaga y apacigua, de momento, los posibles movimientos internos para desestabilizar al partido.