De la Torre justifica el sobrecoste de Limasa en que ahora hacen «más y mejores servicios»

De la Torre justifica el sobrecoste de Limasa en que ahora hacen «más y mejores servicios»

«No es para que nadie se lo lleve calentito, es porque se hacen más cosas a favor de la ciudad», asegura el alcalde en referencia a los 13 millones extras abonados por el Ayuntamiento para cubrir el déficit de la entidad en 2018

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Francisco de la Torre ha justificado este jueves el aporte de 13 millones extra a la factura de Limasa que el Ayuntamiento de Málaga ha tenido que poner para cubrir el déficit de la entidad en 2018 en que se están haciendo «más y mejores servicios y con más personal».

Este aporte económico que sale cada ejercicio de las arcas púbicas desde que en 2004 se incluyó una cláusula en el contrato de concesión que obliga a la sociedad mixta a arrojar un beneficio antes de impuestos del 2% ha supuesto un desembolso de 25,6 millones de euros en los dos años de prórroga del contrato (expiraba en abril de 2017) y un total de 117 desde que se firmó el acuerdo con los socios privados (FCC y Urbaser, y en menor medida Sando y Unicaja) en el que, a cambio de asumir el control de la empresa de limpieza, el Consistorio les compensaba por nuevos trabajos encomendados que no figuraban en el contrato y por las subidas salariales por encima del IPC que en los años de bonanza fue aprobando el gobierno de Francisco de la Torre.

«Hemos gastado más que en 2017 porque hacemos más y mejores servicios, con más personal, y porque hemos pagado parte de los atrasos a l plantilla», ha afirmado el alcalde de la ciudad, quien ha incidido en que esa compensación económica posibilita la gestión municipal del servicio. «Es el control que nos permite hacer más cosas, más de lo que tenía el contrato y tenemos que pagar ese más. Ésa es la compensación que se trata para que haya un equilibrio en la empresa», ha subrayado el regidor. En esta misma línea, ha querido dejar claro que este montante «no es porque sí ni para que nadie se lo lleve calentito, es porque se hacen más cosas a favor de la ciudad».

En este sentido, De la Torre también ha apuntado a las condiciones laborales de la plantilla como argumento para justificar el mayor gasto en Limasa. «Estamos haciendo más cosas, y en unas condiciones laborales de convenio más favorables de lo que había en el acuerdo de concesión de contrato de Limasa de cara al personal. Es bueno recordarlo también», ha apuntado. A este respecto, las cuentas anuales constatan el cuarto incremento consecutivo del gasto de persona, que entre nóminas y seguros sociales a una plantilla que conforman 1.810 trabajadores se disparó hasta los 74,5 millones, frente a los 68,7 de 2017. Un aumento que se debe fundamentalmente a dos cuestiones: el mayor desembolso en contrataciones de personal eventual y el abono de una media de mil euros a cada trabajador el pasado noviembre en concepto de atrasos por las últimas sentencias judiciales que obligan a la entidad a devolver derechos a la plantilla.

Según las cuentas anuales de la entidad, que serán sometidas a aprobación del Consejo de Administración, entre la facturación al Ayuntamiento por la limpieza viaria, la recogida de residuos y su posterior tratamiento (77,8 millones), la venta de material reciclado (5,2 millones) y la citada compensación económica para garantizar el equilibrio financiero, el importe neto de la cifra de negocio de Limasa ascendió el pasado ejercicio hasta los 96,1 millones de euros, frente a los 91,2 de 2017.

El balance final de 2018 arroja un beneficio de 1,43 millones, aunque por séptimo año consecutivo no habrá reparto de dividendos y se pasarán al fondo de reserva. A lo que no renuncia la parte privada es al polémico canon de asistencia técnica, un concepto que bajo el paraguas de asesoramiento jurídico, informático y legal le reporta cada año el 2,5% de la facturación. En 2018 ingresaron por esta vía 2,26 millones, que se suman a los 30,8 que se llevan abonados desde el inicio de la concesión en abril de 2001.