El terral se marcha de Málaga, pero amenaza con volver en plena feria

El terral se marcha de Málaga, pero amenaza con volver en plena feria
FÉLIX PALACIOS

De momento, entre el lunes y el viernes las máximas rondarán los 29 a 31 grados, por debajo de lo habitual, e incluso podría caer algún chaparrón

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

El terral, que ha dejado hasta ahora las temperaturas más altas en lo que va de año en la capital, unos 40,6 grados, abandonará Málaga y dejará paso al levante, lo que dará lugar a una fuerte bajada de las temperaturas. Hasta mediodía el viento seguía siendo de oeste-noroeste, por lo que aún había terral, si bien mucho más suave que los días previos, según informa el Centro Meteorológico de Aemet.

A partir de que role esta tarde a componente este, la predicción marca que al menos hasta el viernes las temperaturas estarán por debajo de los 32 grados habituales para este mes, con unos agradables 29 a 31 grados. Incluso este lunes advierten desde Aemet que hay probabilidad de que se produzcan algunas precipitaciones leves, sobre todo de madrugada pero también por la mañana y la noche (pero no en las horas centrales del día), y más probables en las sierras de Marbella (Sierra Blanca), Ojén, Fuengirola y Sierra de Mijas; pero también incluso en la capital y puntos de la Costa, «pero serán muy débiles, apenas cuatro gotas», aclaran.

¿Vuelve el terral?

El sábado todavía hay incertidumbre sobre el régimen de viento, pero el domingo y el lunes de feria es posible que el terral vuelva a entrar en escena, aunque todavía no se puede prever si lo hará con mayor o menor intensidad.

Con respecto a las notas destacadas del fin de semana, José Luis Escudero, experto en la meteorología de la provincia y autor del blog Tormentas y Rayos en SUR.es, llama la atención sobre el hecho que el terral entró en Rincón de la Victoria el domingo, con una máxima de 40,9 grados a las 18.00 horas, algo muy poco habitual. «Al ser tan fuertes las rachas de viento en la comarca de Antequera logran subir los montes de Colmenar y al bajar se calienta por compresión adiabática, ha sido una pasada».