El Sindicato Unificado de Policía denuncia que faltan un millar de agentes en Málaga

El Sindicato Unificado de Policía denuncia que faltan un millar de agentes en Málaga

La responsable del organismo en Andalucía insiste en la necesidad de acabar con este déficit de efectivos

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

La responsable del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Andalucía, Mariló Valencia, ha denunciado la necesidad de aumentar el número de efectivos ante una escasez del 20 por ciento de personal que aseguran que existe en muchas de sus plantillas. Solo en la provincia de Málaga asevera que faltan un millar de agentes.

Desde el sindicato hacen referencia a asuntos como la inmigración irregular o el crimen organizado en la Costa del Sol, «lo cual hace necesario un aumento del número de efectivos policiales para la lucha contra esta lacra social».

Después de exponer casos concretos de otras comisarías, como la de Algeciras, «una de las más deficientes», Valencia ha insistido en que hay que paliar a nivel general las convocatorias de nuevas plazas de años anteriores, las cuales no han cubierto la tasa de reposición, por lo que hay un déficit de unos 12.000 policías a nivel nacional.

En el caso particular de Málaga, desde el SUP han aseverado que hay una escasez de 600 agentes respecto a «un Catálogo de Puestos de Trabajo obsoleto que data del 2008«. Sin embargo, Valencia ha manifestado que, para dar un servicio adecuado al ciudadano respecto a la realidad actual, el incremento debería ser de un millar de efectivos para la provincia.

Con la llegada de la época estival, desde el sindicato también han defendido la necesidad de llevar a cabo un incremento de la retribución para las dietas. «Nos encontramos con una cuantía irrisoria, ya que desde hace 17 años no se actualiza», ha concretado la responsable andaluza.

Al respecto, ha recordado que, mientras la media por pernoctar en el país se sitúa por encima de los 98 euros en el año 2018, los policías «siguen teniendo que solventar su alojamiento y manutención con 76 euros: «Esta precariedad hace que los agentes se vean obligados a alojarse en lugares tan dispares como campings, albergues, pensiones u hoteles 'low cost' (de existir), así como a recorrer largas distancias diariamente ante la imposibilidad de encontrar alojamiento en la localidad a la que son comisionados».

«Ejemplo de ello tenemos el precio del alojamiento en los meses de Julio y agosto en Marbella, lo cual es inviable de ser cubierto con 48 euros diarios«, han precisado.

Ante todo esto, el SUP pide al Gobierno la revisión de las dietas, así como la implantación de una dieta única para todos los miembros de la Policía Nacional, «dejando atrás diferencias entre escalas o categorías, anacrónicas e impropias de nuestro tiempo». Mientras se espera la respuesta del Ejecutivo, el sindicato ha denunciado esta situación ante el Consejo de Policía «para incrementar puntualmente las indemnizaciones en aquellos casos en los que las circunstancias o las razones de servicio lo hagan imprescindible«.

Por otro lado, desde SUP han vuelto a reclamar la necesidad de medios intermedios de defensa como es la pistola taser, de la que carecen y sobre la que insisten en que es «necesaria ante la gravedad de mucha de las intervenciones diarias» a las que se enfrentan. Al respecto, han recordado que otros cuerpos policiales ya la tienen, como es el caso de la Policía Local de Mijas.

Asimismo, han reiterado la necesidad de que cada policía cuente con su chaleco propio. «Nos encontramos en Málaga con un déficit de más de un millar, siendo los propios policías los que se lo compran», han apuntado.

Valencia ha señalado que este año se ha comprado una partida de 5.500 chalecos por el Gobierno para la Policía Nacional, por lo que esperan que lleguen a Málaga. Además, ha asegurado que esta problemática es mayor aún en el caso de los chalecos femeninos.

Por último, han solicitado al Gobierno que modifique la normativa que regula las condecoraciones en la Policía Nacional, «obsoleta e injusta, ya que su concesión en los últimos años ha sido subjetiva y que no se ajusta a la realidad policial».