El secretario general del Ayuntamiento de Málaga, galardonado con la prestigiosa Cruz San Raimundo de Peñafort

Gutiérrez Colomina, delante de la librería que tiene en su despacho en el Ayuntamiento. /P. R. Q.
Gutiérrez Colomina, delante de la librería que tiene en su despacho en el Ayuntamiento. / P. R. Q.

El Ministerio de Justicia le da a conocer la distinción, a cuya causa se han adherido juristas, ministros, alcaldes, rectores y catedráticos

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El pasado mes de octubre recibía la grata sorpresa de que le habían distinguido con el Premio Andalucía de Urbanismo, un reconocimiento que agradeció enormemente porque se trata de un área de la que es un experto pero desde su papel de jurista. Pero ahora, el secretario general del Ayuntamiento de Málaga, Venancio Gutiérrez Colomina, se muestra especialmente feliz porque acaba de conocer que ha sido laureado con la Cruz de Primera Clase de la Orden de San Raimundo de Peñafort, que concede el Ministerio de Justicia.

Además de su trabajo como habilitado nacional, habiendo ejercido en Sevilla y en Málaga en este puesto, Gutiérrez Colomina tiene varias publicaciones de cabecera en Urbanismo por las que es ampliamente conocido. Es doctor en Derecho por la Universidad de Granada, licenciado en Ciencias Políticas y Ciencias Sociológicas por la Complutense de Madrid y actual profesor asociado de Derecho Administrativo de la Universidad de Málaga.

A este reconocimiento se han sumado con cartas de adhesión de todos los grupos municipales del Ayuntamiento, PP, PSOE, Málaga Ahora, Ciudadanos e IU-Málaga para la Gente además del propio alcalde Francisco de la Torre, que ha escrito una misiva, en la que además de loar su trabajo y sus publicaciones le dedica un párrafo muy especial, que muestra su impronta más cercana:«Su interés para facilitar las prácticas a los alumnos de facultades de nuestra universidad y de los jóvenes secretarios de ayuntamientos demuestra su compromiso con una visión integral de la enseñanza». De hecho, viene siendo habitual que Gutiérrez Colomina, además de ejercer de secretario en el pleno, tenga cerca a jóvenes que están aprendido a ser habilitados nacionales.

«Para mí, jurista, es uno de los galardones más honrosos que existe. Y lo que más me agrada es que esta distinción tan vinculada como está al mundo de la abogacía y el Poder Judicial reconozca en mí el trabajo que se realiza desde la administración local», explicaba a esta sección.

Entre las adhesiones destacan las del otrora alcalde de Sevilla Alfredo Sánchez Monteseirín, así como el actual Juan Espadas, que subraya que su labor en los ayuntamientos de Sevilla y Málaga así como en al dirección de la asesoría jurídica de los mismos es excelente «no sólo por su capacidad y sus conocimientos jurídicos sino también por su sensibilidad social con los problemas que tiene que atender». El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Gómez de Celis también se suma, al igual que el actual presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno Bonilla, que lo hiciera como jefe de la oposición; y el consejero de la Presidencia Elías Bendodo.

Sinceras valoraciones del director de la revista de Derecho Urbanístico, Francisco J. Alegría;el decano del Colegio de Abogados de Sevilla, José Joaquín Gallardo Rodríguez;el rector de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), José Sánchez Maldonado; el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Secretarios, Interventores y Tesoreros (COSITAL), José Luis Pérez; la presidenta de la Audiencia Provincial de Málaga, Lourdes García;y el fiscal jefe, Juan Carlos López Caballero, así como el prestigioso abogado Ángel Cabral entre otras muchas cartas de habilitados nacionales y juristas, y profesionales de otros ámbitos.

El impulso a este reconocimiento viene de la Cátedra de Derecho Procesal de la Universidad de Málaga, cuyo catedrático ya jubilado Juan Antonio Robles Garzón, le reconoce la generosa ayuda en la creación del Centro de Estudios Municipales y Cooperación Internacional (CEMCI) así como el nacimiento de la Unión Iberoamericana de Municipalistas (UIM). Acaba Robles Garzón con un noble párrafo:«Finalmente es obligado dejar constancia de un aspecto de la personalidad de Venancio Gutiérrez Colomina, tal vez no muy relevante directamente a los efectos de esta carta(...). Me refiero a su calidad humana. Sin su proximidad, lealtad y honestidad intelectual difícilmente habría sido posible cuanto anteriormente se ha dicho». El secretario general se emociona. No es para menos.