La quinta fachada

La reciente moda del disfrute de las terrazas para el ocio nos ha descubierto unos insólitos paisajes

La quinta fachada
Luis Ruiz Padrón
LUIS RUIZ PADRÓN

Los arquitectos solemos reivindicar la importancia de la cubierta del edificio llamándola «la quinta fachada». A diferencia de los cuatro planos verticales que también envuelven al inmueble, la cubierta suele quedar escondida al observador situado a ras del suelo, por lo que dicha invisibilidad relativa hace que quienes los diseñan o habitan se conduzcan aquí con cierta ligereza.

A fin de cuentas, siempre se ha tratado a azoteas y tejados como elementos visitables tan sólo para mantenimiento e instalaciones. Claro que la reciente moda del disfrute de las terrazas para el ocio, entre las que la del hotel Málaga Palacio fue pionera, nos ha descubierto unos insólitos paisajes de casetones de ascensor, tendederos, depósitos de agua, antenas y tejadillos; una prueba del algodón cenital que no todos los inmuebles superan.