PP y PSOE se enfrascan a cuenta de los impuestos de las herencias

Carlos Conde, en la rueda de prensa de ayer. /Francisco Jiménez
Carlos Conde, en la rueda de prensa de ayer. / Francisco Jiménez

Los populares cargan contra la Junta por cobrar en supuestos que antes estaban exentos mientras los socialistas inciden en el filón que las plusvalías suponen para el Ayuntamiento

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Ni el sofocante mes de agosto, ni el ambiente vacacional que impregna el panorama político ni que la ciudad se encuentre en vísperas de la Feria parece apaciguar los ánimos entre PP y PSOE, que ayer volvieron a enfrascarse a cuenta de los impuestos que gravan las herencias. Mientras los populares abrían fuego acusando a la Junta de Andalucía de cobrar a las familias por supuestos que antes estaban exentos, los socialistas volvieron a arremeter contra el equipo de gobierno de la capital en su cruzada contra el pago de la plusvalía en casos de herencia. Diferente discurso en función de dónde se gobierna y dónde se está en la oposición, pero con dos denominadores comunes. El primero, que el 'y tú más' es marca de la casa en ambos bandos. Y el segundo, que en medio de esta guerra el contribuyente es el que siempre acaba pagando.

El encargado de abrir fuego esta vez fue el PP. Cierto es que desde comienzos de año los hijos y cónyuges que hereden menos de un millón de euros por cabeza en Andalucía están exentos de abonar el Impuesto de Sucesiones, pero la merma en los ingresos que esta medida supone para las arcas autonómicas se está viendo parcialmente reducida por una nueva interpretación que la Junta está aplicando en algunos casos y que afecta a otro tributo, el de Actos Jurídicos Documentados, que es el que grava las escrituras y actas notariales que hay que firmar al adquirir un bien inmueble. Esta modificación provoca que en el caso de una vivienda familiar que sea legada a varios hermanos, el que finalmente acaba quedándosela tiene que abonar este impuesto por la cantidad en metálico con la que haya compensado al resto de herederos. Así lo denunció el vicesecretario de Economía del PP de Málaga, Carlos Conde, quien acusó al Gobierno de Susana Díaz de «seguir apretando a las familias con nuevas figuras impositivas, independientemente de su situación económica».

El 'y tú más', marca de la casa en una guerra en la que el ciudadano es quien siempre acaba pagando

«Andalucía es la comunidad autónoma con mayor presión fiscal y ahora, con nocturnidad y alevosía porque se ha hecho a través de una directriz a las oficinas de la Agencia Tributaria de la Junta y no por decreto ni modificación normativa, ha empezado a cobrarse por algo por lo que antes no se pagaba ni un céntimo», remarcó Conde, quien criticó que «el socialismo es incompatible con la moderación fiscal» además de recriminar al PSOE su «hipocresía porque cuando está en el Gobierno hace lo contrario de lo que propone cuando está en la oposición». En su calidad de concejal de Economía y portavoz del equipo de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Málaga, Conde también avanzó que su formación presentará una moción al pleno ordinario de septiembre «para desenmascarar la política socialista de gravar a todas las familias».

Requisito de convivencia

La respuesta desde las filas socialistas no tardó en llegar de boca de su portavoz en la Casona del Parque y candidato a la Alcaldía, Daniel Pérez, lamentando «la falta de ética» del PP en general y de Conde en particular al ofrecer una rueda de prensa para hablar sobre impuestos de índole autonómica «cuando mantiene en vigor el impuesto sobre las plusvalías con el que mete la mano en el bolsillo de los malagueños de una manera impune». Se refería de esta forma a la exigencia de haber compartido techo con el fallecido durante sus dos últimos años de vida que deben cumplir los familiares directos para poder acceder a las bonificaciones de hasta el 95%. Este requisito únicamente se cumple en una de cada diez liquidaciones que se presentan en la capital puesto que a costa de garantizar el derecho a la vivienda de quien enviuda se penaliza de forma más que considerable a los hijos ya emancipados.

«Nuevamente, el alcalde, Francisco de la Torre, y su gobierno pretenden desviar la atención como ya intentaron con el Impuesto de Sucesiones, que no afectaba a la amplia mayoría de malagueños, y con el que pretendían desgastar a la Junta, y por otro lado manteniendo el expolio de las plusvalías. Esa es la realidad que el Partido Popular quiere esconder», afirmaba Pérez, quien cifró en 15 millones los ingresos obtenidos por el Ayuntamiento de Málaga en 2017 a cuenta de las plusvalías por herencia. El líder del PSOE habló de «injusticia» remarcando que el Ayuntamiento de Málaga es el que más recauda por este concepto en la provincia, algo que resulta lógico teniendo en cuenta que la capital también es, con diferencia, el municipio con mayor población.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos