Un paso muy complicado para el peatón

Los estacionamientos y la estrechez de las aceras hace complicado el paso para los peatones./
Los estacionamientos y la estrechez de las aceras hace complicado el paso para los peatones.

Las aceras de la calle Marcos de Obregón miden apenas unos 60 centímetros, por lo que es muy difícil andar por allí sin tener que bajarse a la calzada

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Las aceras de la calle Marcos de Obregón miden apenas unos 60 centímetros, por lo que es muy difícil andar por allí sin tener que bajarse a la calzada, con el riesgo de accidente que ello supone, según denuncia un ciudadano que se dirige a esta sección. Agrega además que una de las dos aceras de esa calle «siempre está cubierta de vegetación, y la otra tiene unos aparcamientos con vado autorizados por el Ayuntamiento y los coches ocupan parte de esos 60 cm», tal y como se observa en las imágenes que envía al periódico. «Los carritos de los bebés y las sillas de ruedas no tienen espacio para pasar», dice. Y añade que «en verano muchas personas aparcan en esta zona y circulan por estas aceras en doble dirección, que como se ve en las fotos es imposible andar a la vez en doble dirección».

A la vista de las imágenes y lo que manifiesta este ciudadano se hace uno a la idea de que el peatón lo tiene difícil cuando transita por ese tramo de esa calle. Una calle que además tiene una dificultad añadida a la estrechez de sus aceras y a los obstáculos que los transeúntes se encuentran cuando pasan por allí. Y es que tiene una pronunciada pendiente, lo que hace aún que sea más peligroso para el peatón que, ante la imposibilidad de seguir su camino por la acera, tenga que bajarse a la calzada y se exponga a ser atropellado por algún vehículo.

El asunto no sabemos qué solución tiene y si está en manos de los técnicos del Ayuntamiento de la ciudad que tienen competencia en el tema, pues la calle tiene las dimensiones que tiene y no da más de sí, salvo que se limiten los estacionamientos en la zona y se amplíe la superficie de las aceras.