Málaga Ahora propone una moratoria urgente para los apartamentos turísticos en la capital

La cabeza de lista, Rosa Galindo, entre Torralbo y Dominguez, ayer en el paseo marítimo de El Palo. /
La cabeza de lista, Rosa Galindo, entre Torralbo y Dominguez, ayer en el paseo marítimo de El Palo.

La cabeza de cartel de la formación municipalista, Rosa Galindo, quiere frenar el crecimiento de los apartamentos turísticos en zonas saturadas y entrada y suministros independientes diferentes a los de la comunidad de vecinos

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

La cabeza de lista de Málaga Ahora, Rosa Galindo, acompañada de su número dos y portavoz en el Ayuntamiento de Málaga, Ysabel Torralbo; y de su candidata número ocho, Margarita Domínguez, pisaban ayer el paseo marítimo de El Palo para dar uno de los mensajes centrales de su campaña: «Exigimos una moratoria inmediata y urgente para los apartamentos turísticos en Málaga», que dijo que debía centrarse en las zonas saturadas como el Centro y El Palo, donde se encontraban, y que debía haber entrada y suministros diferentes al resto de la comunidad de vecinos o el establecimiento de tasas específicas para frenar lo que consideran «un modelo salvaje».

Galindo se centró en que el modelo turístico actual «atenta contra el bienestar de muchos malagueños» haciendo hincapié en que hay más camas en apartamentos turísticos, 20.000, que en hoteles, y explicando que el propio Observatorio del Medio Ambiente Urbano (OMAU), dependiente del Ayuntamiento, había alertado de que había zonas saturadas como el Centro y el Palo. «Este modelo se nos ha ido de las manos», como añadió Torralbo, y acto seguido pasaron a explicar que en su programa propugnan el «cumplimiento de los ordenamientos de uso terciario en los edificios de la ciudad, y planes de uso que obliguen a entradas y suministros independientes al resto de las viviendas de la comunidad de vecinos». Además Galindo explicaba que en los últimos meses como concejalas en el Ayuntamiento de Málaga habían puesto sobre la mesa varias mociones en los plenos, que contemplaban las tasas de uso y explotación de viviendas turísticas a través del IBI, tipo impositivo o el valor catastral de las mismas, o incluso la limitación a un máximo de 90 días al año de alquiler.

Para Galindo, el aumento desproporcionado de este tipo de viviendas turísticas es el principal problema por el que en Málaga hay una escasez inmensa de viviendas para alquilar, por lo que subrayó que es obvio que «el gobierno del PP y su socio naranja siguen incidiendo en un modelo que expulsa a los vecinos de su lugar de residencia», y que cuando éstos protestan les argumentan que tienen «turismofobia». Para contrarrestar, las candidatas dijeron que es la derecha la que tiene «vecinofobia», lo que combatirán, dijeron, con la creación de un teléfono de denuncias vecinales a los apartamentos que trabajan sin licencia de la Junta.