Juan Cassá sí se pide el permiso de paternidad

Juan Cassá, en el Materno con su hijo recién nacido –el quinto–, Salvatore. /SUR
Juan Cassá, en el Materno con su hijo recién nacido –el quinto–, Salvatore. / SUR

El portavoz municipal de Ciudadanos es el primer concejal varón que disfruta de las cinco semanas por ley. «Hay que dar ejemplo», dice

Ana Pérez-Bryan
ANA PÉREZ-BRYAN

Lo avanzaba hace unos días en una entrevista para SUR: «Intento priorizar mi vida personal y a mi familia por encima de cualquier cosa». Quedaba entonces una semana escasa para el nacimiento de Salvatore, su quinto hijo, y ahora ha decidido dar un paso adelante para «dar ese ejemplo, porque ahí es donde se puede avanzar por la igualdad y la conciliación». Ese «ejemplo» del que habla el portavoz municipal de Ciudadanos, Juan Cassá, acaba de traducirse en una petición formal al Área de Recursos Humanos del Ayuntamiento de Málaga para disfrutar del permiso de paternidad, que lo mantendrá apartado de la actualidad de la Casona y que lo convierte, además, en el primer concejal varón del Consistorio en disfrutar de este derecho desde que se amplió a cinco semanas: cuatro ininterrumpidas desde el momento del parto y una quinta a consumir en los nueve meses siguientes, aunque en su caso –avanza– «acumularé todo el permiso».

Para el portavoz del partido naranja también será la primera ocasión en que se acoge a este derecho de paternidad aunque se trate de su quinto hijo. Salvatore se incorporó el pasado martes a las dos de la tarde a una familia numerosa que ya suma siete miembros: él y su mujer, Gianni; Sol (9 años), Santino (7), Xana (6) y Leo (5 recién cumplidos). «La diferencia es que en todos los nacimientos anteriores yo era autónomo y nos organizábamos como podíamos, pero ahora con la responsabilidad diaria del Ayuntamiento creo que era el momento adecuado y natural, y sobre todo necesario en mi casa», sostiene Cassá, que insiste en que con este gesto se visualiza que «estamos en una sociedad igualitaria» pero que rechaza la etiqueta de 'padre moderno' por haber dado este paso. «No soy un padre moderno. Soy un padre que apoya a su mujer y que comparte todas las tareas. ¿Qué es eso de ayudar en casa? Yo tengo mi parte de responsabilidad en mi familia», sostiene mientras enumera algunas de ellas, como «llevar y traer a los niños del colegio, bañarlos, cocinar, los biberones o las compras que no hacemos por Internet dos o tres veces en semana».

El portavoz del partido naranja es «consciente» de que estas semanas de permiso de paternidad lo mantendrán alejado de la primera línea municipal en un momento especialmente convulso: su grupo rompía el acuerdo de investidura con el Partido Popular el pasado lunes –justo un día después nacía su hijo– y por delante queda un intenso calendario electoral, con comicios generales y municipales, en los que su partido se juega mucho. Pero Cassá insiste en su decisión y en el hecho de que lleva «cuatro años muy intensos trabajando por esta ciudad. El grado de conocimiento que tienen sobre nosotros es muy alto y espero que no se tome en cuenta, después de tanto tiempo, lo que ocurra en el último mes». «Ahora es el turno de mi mujer y de mis hijos», subraya como cabeza de familia numerosa y aclarando, por ejemplo, que estar de permiso de paternidad implica no participar de la visita que realiza hoy a Málaga el líder de su partido, Albert Rivera, para recoger un premio en el Colegio de Abogados.

Aún así, el portavoz de Ciudadanos avanza que el permiso –que comenzó a tramitar justo ayer– expira el próximo 26 de marzo y que llega «a tiempo» para las campañas electorales. «En cualquier caso, estaré pendiente de todo lo que ocurra. Yo sigo liderando mi equipo municipal y todas las decisiones pasan por mí», sostiene Cassá, cuyo partido celebra primarias para elegir a los candidatos a las alcaldías el próximo 8 de marzo pero que en el caso de Málaga no serán necesarias por contar con menos de 400 afiliados. Y en ese escenario, el líder de Cs en el Ayuntamiento espera «revalidar la confianza» del partido.

«No soy un padre moderno. Soy un padre que apoya a su mujer y que comparte las tareas»

Hasta que llegue ese momento, el concejal seguirá esa actualidad desde su casa y entre biberones y pañales. Admite que no ha comunicado al alcalde, Francisco de la Torre, su decisión de ausentarse durante cinco semanas; no así a los miembros de su grupo municipal, «que también son un ejemplo de corresponsabilidad y se ocupan mucho y bien de sus hijos». Y añade: «Es importante reivindicar un concepto clave que es el de la corresponsabilidad; además para cambiar grandes cosas hay que empezar por cambiarlas desde nuestro entorno. Luego se podrán agitar todas las banderas que se quieran, pero la clave está en ese ejemplo que das».

A su defensa por disfrutar de un derecho que le corresponde «por ley», Cassá incorpora otra realidad de su familia: «Mi mujer es autónoma –es consultora especializada en marketing 'on line'– y nunca ha podido disfrutar de la baja de maternidad con el resto de los niños porque no se lo puede permitir. Ahora tampoco lo hará, ¿quién atiende a los clientes?», se pregunta el concejal, que se queja de que los autónomos –especialmente ellas– «siguen muy desprotegidos» a pesar de que también tienen recogidas por ley la baja de maternidad de 16 semanas de la que disfrutan el resto de asalariadas. «Es una situación complicada», zanja el portavoz del partido naranja, que suma a esa petición de «mayores garantías» para las autónomas una protección más amplia «para las familias numerosas» como la suya.