Colapso en la Alameda Principal por los cortes de tráfico: «Esto se veía venir»

El eje de la avenida Manuel Agustín Heredia se vio especialmente colapsado al tener que canalizar los vehículos procedentes del paseo del Parque. /Fernando González
El eje de la avenida Manuel Agustín Heredia se vio especialmente colapsado al tener que canalizar los vehículos procedentes del paseo del Parque. / Fernando González

El Ayuntamiento mantendrá la presencia de agentes de la Policía Local en la zona y confía en que la situación mejore en los próximos días

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

Aunque el Ayuntamiento lo anunció el pasado viernes, miles de malagueños se encontraron ayer con la sorpresa de que la Alameda Principal estaba cortada al tráfico privado en sentido oeste por las obras de remodelación de este eje urbano que acomete el Consistorio y que se prolongarán previsiblemente hasta mediados del año que viene. A las seis de la mañana se inició un despliegue policial especial, formado por más de una veintena de agentes, que no pudo evitar el colapso que se generó en las primeras horas del día, cuando llegó el momento de canalizar hacia el eje de la avenida de Manuel Agustín Heredia el tráfico procedente tanto del paseo del Parque como del paseo de los Curas, ya que el sentido oeste de la Alameda solo puede ser utilizado desde ahora por autobuses, taxis y vehículos autorizados.

«Esto se veía venir», comentó resignado uno de los agentes que intentaba agilizar la circulación con el continuo sonido de su silbato y sus gestos. «No entiendo cómo el Ayuntamiento puede permitir que una ciudad quede colapsada de este modo. No teníamos bastante con las obras del metro y ahora esto», señaló Francisco Ramos, uno de los conductores que ayer llegaron tarde a sus citas por el embotellamiento que se generó en el Centro.

El principal desvío está situado en el encuentro de los carriles de la plaza de la Marina con los del paseo del Parque, a la altura de la calle Molina Lario. Allí se dibujaron de madrugada nuevas marcas en el pavimento para desviar los vehículos hacia el eje del muelle de Heredia, y se colocaron dos señales de circulación prohibida hacia el oeste en la calzada norte de la plaza de la Marina.

Uno de los tres carriles del eje del muelle de Heredia en sentido oeste no está totalmente practicable

La carga y descarga y el baldeo de Limasa también redujo la capacidad de la Alameda de Colón

Según los datos de intensidad de tráfico que maneja el área de Movilidad del Ayuntamiento, este traspaso de coches implica sumar a los 18.352 vehículos que de media en día laborable recorren la avenida de Manuel Agustín Heredia en sentido oeste, un total de 11.838 que hasta ahora utilizaban la Alameda para cruzar el corazón de la ciudad en el mismo sentido. Ello implica que el eje del muelle de Heredia pasaría a acoger más de 30.000 vehículos al día en dirección occidental, un 64% más que hasta ahora. No obstante, desde el Consistorio confían en que esos números no se lleguen a plasmar en la realidad y que los conductores se habitúen a procurar no utilizar el eje sur del Centro para atravesar la ciudad en sentido oeste.

Los atascos también fueron constantes a primera hora de la mañana en el paseo de los Curas.
Los atascos también fueron constantes a primera hora de la mañana en el paseo de los Curas. / Fernando González

«Se espera que la situación mejore en los próximos días», expuso la concejala de Movilidad, Elvira Maeso, quien anunció que la Policía Local «irá actuando para tratar que el tráfico sea lo más fluido posible». Según confirmaron a este periódico fuentes municipales, habrá presencia policial de forma permanente en la intersección de la plaza de la Marina con el parque, y con el eje de paseo de los Curas y la avenida de ManuelAgustín Heredia.

El principal cuello de botella se produjo, a primera hora de la mañana, al canalizar esta última avenida el tráfico procedente del Parque, donde se formó una larga caravana de vehículos. También hubo un atasco permanente, hasta media mañana, en el paseo de los Curas. Según pudo comprobar este periódico, aunque la avenida de Manuel Agustín Heredia dispone de tres carriles en sentido oeste, en una buena parte de sus tramos, quedan reducidos prácticamente a dos porque el carril de la derecha funciona en realidad como una vía de servicio para paradas de taxis y autobuses urbanos, y para carga y descarga.

Zanja de Emasa

Además, por si fuera poco, en la esquina de la avenida de Manuel Agustín Heredia con la calle Córdoba, unos obreros contratados por Emasa ocuparon buena parte de la calzada para realizar una zanja para el arreglo de una tubería, lo que dificultó el acceso de vehículos hacia la calle Córdoba, que sigue practicable para el tráfico privado para cruzar la Alameda hacia Puerta del Mar y para girar a la derecha, hacia la plaza de la Marina. En cambio, desde ayer está prohibido girar desde Córdoba hacia la calzada central de la Alameda Principal.

En estas circunstancias, la Alameda de Colón se ha convertido en un eje vital para dirigirse hacia el norte de la ciudad o tomar la avenida de Andalucía. Sin embargo, según señalaron vecinos de esta vía, a primera hora de la mañana de ayer, cuando el colapso de tráfico era mayor, dos de los tres carriles de esta calle estaban impracticables por los habituales vehículos de mercancías que ocupan uno de ellos, ante la escasez de plazas de carga y descarga, y por una cuba de Limasa que se encontraba baldeando la zona.

El principal atasco derivado del corte de tráfico de la Alameda en sentido oeste se produjo a primera hora de la mañana, ya que en el resto de horas punta del día la circulación fue bastante intensa pero algo más fluida. Es posible que hoy vuelva a repetirse esta misma circunstancia, que el Ayuntamiento espera que merme para la semana que viene, cuando ya habrán finalizado las clases en los colegios. Fuentes municipales indicaron que el corte de la Alameda Principal estaba previsto para la próxima semana, pero comentaron que se ha adelantado a esta para agilizar en la medida de lo posible los plazos de ejecución de las obras, que desde la semana pasada ya cuentan con el visto bueno de la Consejería de Cultura en relación a la vigilancia arqueológica de las zanjas que se abrirán en la calzada central.

Estos tajos van a comenzar por la mitad sur de esta calzada, que ayer ya estaba delimitada en sus tres tramos con acera mediante separadores para que puedan empezar las obras.