El cielo sobre Salitre

El cielo sobre Salitre

Tan sólo un pequeño reducto de la acera sur se resiste al cambio

Luis Ruiz Padrón
LUIS RUIZ PADRÓN

Toda planificación urbanística tiende a homogeneizar el tejido de la ciudad por lo que una de sus consecuencias es la supresión de las singularidades. En calle Salitre, el proceso de regularización de alturas ha igualado ambas fachadas, consolidando dos murallas enfrentadas de ocho plantas de altura cada una. Tan sólo un pequeño reducto de la acera sur se resiste al cambio: un vetusto y heterogéneo conjunto de tres edificaciones que haría las delicias de Wim Wenders si se decidiese un día a rodar en Málaga.

Lo cierto es que la única virtud que parece poseer el trío es la de su escala, pues permite ver el cielo sobre Salitre; cosa que dejará de suceder en un futuro quizá no muy lejano, cuando se construya el que será el último bloque de la calle.

 

Fotos

Vídeos