La calle Larios alza la voz en un desfile contra el suicidio

Miembros del Teléfono de la Esperanza y personajes infantiles participaron en el pasacalles./Victoria Bustamante
Miembros del Teléfono de la Esperanza y personajes infantiles participaron en el pasacalles. / Victoria Bustamante

El Teléfono de la Esperanza organiza un acto público para reclamar que este tipode muertes no sean silenciadas

VICTORIA BUSTAMANTE

El Teléfono de la Esperanza, que ofrece ayuda tanto a personas con problemas como a sus familiares, organizó ayer un pasacalles desde la plaza de la Constitución hasta El Palmeral. El desfile estuvo formado por personal de la organización así como por personajes infantiles como Bob Esponja, La Patrulla Canina o Peppa Pig, que al son de canciones populares atrajeron a muchas personas que se acercaron a fotografiarse y solicitar información. La organización ha querido llamar así la atención y hacer ver a la sociedad que las muertes por suicidio no pueden quedar silenciadas. «Lo que no se visualiza no se conoce. Igual que se habla de prevención de violencia de género o de accidentes de tráfico, ¿por qué no hablar de algo tan evidente como es el suicidio?», se preguntó el presidente de la asociación, Juan Sánchez, que apuntó que «hay tres veces más víctimas por suicidio que por accidentes de tráfico y 80 veces más que por violencia de género». La ONG lleva a cabo un plan de prevención de suicidio llamado 'Adelante' junto con el Ayuntamiento de Málaga y otras instituciones.

Salud pública

«El suicidio es un problema de salud pública», añadió el presidente del Teléfono de la Esperanza. Indicó también que cuando detectan a personas con pensamientos suicidas los pasan al programa adecuado, como el de 'Fortaleza', en el que trabajan con ellos para buscarles anclajes a la vida, y que resultan «muy exitosos». Además, ofrecen ayuda a las familias de las víctimas que suelen tener sentimientos de culpa y vergüenza, en una provincia que tiene la tasa más alta de suicidio de Andalucía.

Por estos motivos hacen todos los años un acto público que pasa por leer un manifiesto o soltar globos, pero este año han apostado por hacer algo diferente y llamar la atención de los malagueños para informar sobre las múltiples actividades y cursos que ofrecen con el objetivo de mejorar la salud mental de las personas. Un trabajo, el de la atención a las llamadas, que realizan las 24 horas del día, los 365 días del año en el teléfono 952.26.15.00.

La vicepresidenta de la ONG, Julia Alonso, recordó que «la gente lo que pide es compresión y que se le escuche porque nadie quiere morirse, lo que pasa es que no encuentran otra salida al dolor». La mayoría de personas que sufren este problema suelen ser hombres que rondan los cuarenta años, pero son situaciones por las que puede pasar cualquiera, tal y como señaló Alonso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos