Calle Aquiles, sin luz ni asfalto

Cuando llueve la calle se convierte en un río./
Cuando llueve la calle se convierte en un río.

«Cada vez que llueve un río se apodera de esta zona debido a la ausencia de asfaltado y la hace impracticable» denuncian los vecinos

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

Casi dos años después del artículo que publicamos en estas mismas páginas titulado 'Donde Aquiles se rompió el talón' y en el que hacíamos referencia al mal estado en el que se encontraba la calle Aquiles del distrito de Puerto de la Torre, ésta sigue estando en el mismo mal estado que entonces, según manifiesta una vecina de la zona. «Cada vez que llueve un río se apodera de la calle debido a la ausencia de asfaltado y la hace impracticable», se queja María Remedios Sánchez, quien señala que «lo hemos denunciado públicamente y ante el Ayuntamiento, respondiendo este que pasarían mi queja a Urbanismo». Y nos envía unas fotografías en las que se observa el lamentable estado de la calle, que es terriza al estar sin asfaltar, por lo que en caso de lluvias como las de estos días se convierte en un barrizal en el que se hace muy complicado transitar, ya sea en vehículos como andando.

María Remedios señala además que se trata de una calle que como las del alrededor de este punto del distrito de Puerto de la Torre «carecen incluso de una triste farola que la ilumine, quedando tan oscura como si de un pozo se tratase, con el posible riesgo para las personas que en ella viven y para nuestras niñas que tienen que cruzarlas para salir a la calle general».

Como decíamos hace dos años, el temido guerrero Aquiles, que pereció a consecuencia de una herida en el talón al ser ese el único lugar vulnerable de su cuerpo, se volvería a romper el talón si pasara por la calle que lleva su nombre en Puerto de la Torre.