El cura flamenco de Campanillas, por sevillanas

José Planas, en la celebración del pasado día 16./
José Planas, en la celebración del pasado día 16.

José Planas dedica todos los años su baile a la Virgen del Carmen de la barriada en plena iglesia y con el alba puesta

JESÚS HINOJOSAMálaga

El pasado día 16 se celebró la festividad del Carmen, una solemnidad religiosa que en Málaga se vive intensamente tanto en las localidades de la Costa como en el interior. Es el caso de la barriada de Campanillas, en la que hace años que sus feligreses la asocian a la singular forma en la que su párroco, José Planas Moreno, muestra su alegría por esta jornada dedicada de un modo especial a la Virgen. Lo hace bailando en plena iglesia, al término de la misa que precede a la procesión, con algunas de las mujeres que asisten al culto . Son varios los vídeos que circulan por Internet (uno de ellos de la semana pasada) en los que puede comprobarse el garbo que demuestra este sacerdote a la hora de marcarse unas sevillanas o unas rumbas, interpretadas por el coro Raíces, a sus 66 años de edad.

"No ven normal cuando no bailo", confiesa a este periódico José Planas, quien asegura que el ritmo lo lleva en la sangre porque su madre era gitana. "Me gusta mucho. Es algo que me lleva a Dios. Dicen que quien reza cantando reza dos veces, así que quien lo hace bailando reza por tres", apunta el sacerdote, quien el próximo mes de septiembre dejará de ejercer su labor sacerdotal en Campanillas tras 16 años en este distrito del extrarradio de la capital, al haber sido trasladado por el obispo a las parroquias del Pilar y Nuestra Señora de los Ángeles, en la barriada de Miraflores.

Pepi Macías, vecina de Campanillas, es la autora de uno de los vídeos que está revolucionando las redes sociales. Está empezando a darse cuenta del alcance de su grabación: "Yo veía que los 'shares' (compartidos) se había disparado, y me dijeron que eso es que funcionaba". Sus amigas son precisamente las protagonistas del documento y bromeaba con ellas: "¡Veréis como al final os hago famosas!". A ellas y al padre Planas que, añade Pepi, es "un cura con mucha marcha".

"En Campanillas ya están acostumbrados a que salga a bailar en las principales celebraciones. Hemos creado una comunidad parroquial festiva y muy familiar", señala. Así, no encuentra muchas dificultades a la hora de encontrar parejas de baile para las sevillanas, rumbas o colombianas que se marca con el alba puesta, en ocasiones recogida para no tropezar, en los dos templos con que cuenta el distrito. "Todas las mujeres están pendientes a ver quién sale a bailar conmigo a los pies de la Virgen del Carmen y siempre hay alguien que lo hace", asegura este cura, quien recuerda especialmente emocionado el día en que tuvo la oportunidad de bailar ante el papa Juan Pablo II en 1997, con motivo de la beatificación de Ceferino Giménez, mártir de etnia gitana de la Guerra Civil.