El juez aplaza a febrero el nuevo juicio a Pablo Ibar

Fotografía de archivo fechada el 16 de junio de 2017 donde aparece el español Pablo Ibar (d) mientras llega custodiado a una audiencia en el tribunal de Fort Lauderdale. /Giorgio Viera (Efe)
Fotografía de archivo fechada el 16 de junio de 2017 donde aparece el español Pablo Ibar (d) mientras llega custodiado a una audiencia en el tribunal de Fort Lauderdale. / Giorgio Viera (Efe)

El proceso al español que ha pasado 16 años en el corredor de la muerte de Florida debía comenzar este miércoles

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Pablo Ibar deberá esperar a febrero para ser juzgado de nuevo por un tribunal del estado de Florida. El proceso de este español que ha pasado 16 años en el corredor de la muerte de Estados Unidos debería haber comenzado este miércoles, pero el juez Dennis Bailey accedió a una solicitud de la fiscalía para disponer de más tiempo para presentar testigos.

Ibar deberá esperar así varios meses a un nuevo juicio en el que un jurado deberá decidir si es culpable de un triple asesinato por el que ya fue condenado a muerte en el año 2000. No obstante, tras muchos reveses judiciales, en febrero de 2016 el Tribunal Supremo de Florida decidió en una decisión de 4 votos contra 3 ordenar la repetición del proceso.

A partir de febrero, la defensa deberá demostrar que Ibar, quien se dedicaba al trapicheo de droga, no fue el responsable de la muerte de Casimir Sucharski, Marie Rogers y Sharon Anderson Sucharski. Él era dueño de un local nocturno y ellas las dos modelos de 25 años. Según grabó una cámara instalada en la casa del primero, dos personas les asesinaron a tiros tras interrogarles y propinarles una paliza. Tres semanas después, Ibar fue arrestado tras discutir con unos traficantes colombianos que le debían dinero y en comisaría alguien lo identificó como una de las personas que aparece en la grabación del triple crimen, pese a la mala calidad de las imágenes. Desde entonces, el español ha pasado 24 años en prisión, 16 de ellos en el corredor de la muerte.

La grabación de los asesinatos, que según describió la defensa es «una cinta de vídeo de 20 años de antigüedad de imagen granulada, sin sonido, y en blanco y negro», sigue siendo la prueba a rebatir para lograr el veredicto de inocencia. Un antecedente que invita al optimismo es el de Seth Peñalver, acusado también del triple asesinato y condenado a muerte igualmente. Como ahora con Ibar, el Tribunal Supremo de Florida mandó repetir su juicio. Peñalver fue declarado inocente y puesto en libertad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos