El cólera irrumpe ya en las tierras anegadas por 'Idai'

Dos jóvenes se ayudan para llevar agua en Chimanimani. /Reuters
Dos jóvenes se ayudan para llevar agua en Chimanimani. / Reuters

El brote ha aparecido en Mozambique, en la ciudad de Beira, y hay también numerosos casos de malaria

GERARDO ELORRIAGA

El cólera ha aparecido en las tierras afectadas hace una semana por el paso del ciclón 'Idai'. El brote, localizado en la ciudad de Beira, coincide con un creciente número de casos de malaria entre las personas atrapadas por las inundaciones. Siete días después de la catástrofe, el balance oficial habla de más de 500 muertos y miles de personas permanecen aisladas en el interior de Mozambique, un país divido en dos por un océano interior generado por el desbordamiento de los ríos. Ese mar cubre más de 3.000 kilómetros cuadrados de superficie, se extiende entre la ciudad portuaria de Beira y Chimoio, a más de doscientos kilómetros al noroeste, y en algunos tramos su profundidad supera los cuatro metros.

La aparición de enfermedades infecciosas es el resultado del éxodo masivo y la destrucción de los sistemas de saneamiento. La devastación ha provocado 400.000 desplazados tan solo en la antigua colonia portuguesa, y se calcula que existen más de 100 refugios entre iglesias, escuelas y campos improvisados. Pero la situación también es difícil en Beira, con medio millón de habitantes, ya que los precios de los productos básicos se han triplicado y se producen largas colas para adquirir pan o combustible. El distrito de Búzi, con 200.000 vecinos, aún permanece sumergido.

La dimensión de la catástrofe sigue siendo aún desconocida, aunque las cifras del desastre aumentan día a día. Mozambique es el país más afectado, pero el balance en Zimbabue y Malawi también resulta abrumador. En el primero se calcula que 250.000 personas han perdido su hogar, y el segundo reconoce que más de 80.000 han perdido todas sus pertenencias.

Cambio climático

La ayuda, proporcionada por barcos y helicópteros, resulta insuficiente en esta primera fase de asistencia, dada la magnitud del área perjudicada. Elhadj As Sy, secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, asegura que «la imagen completa de este desastre es probablemente incluso peor de lo que parece ahora» y anticipa un número mayor de víctimas mortales a medida que se llegue a las zonas hasta ahora aisladas.

António Guterres hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que incremente su apoyo. «Lo que ahora se necesitan son fondos para apoyar la respuesta en los próximos días, semanas y meses», dijo el secretario general de la ONU.

La precariedad de las construcciones, la deforestación y la invasión de las cuencas de los ríos por viviendas y cultivos han sido algunos de los factores que explican la enorme destrucción generada por el ciclón 'Idai'. El cambio climático es, además, el escenario en el que se sitúa esta tormenta, absolutamente inusual en el litoral africano.

La persistencia de las precipitaciones, que dificulta el auxilio, contrasta, curiosamente, con la prolongada sequía que sufre el extremo septentrional de la misma costa. Mientras el territorio meridional experimenta crecidas extraordinarias, la población del lago Turkana, en el noroeste de Kenia, se afana por buscar alimento tras la pérdida de ganados y cosechas. Las últimas estimaciones hablan de un millón de nativos en riesgo de hambruna.

Más información