Media tonelada de cocaína bañada en crema de avellanas y tofu en una nave de Alhaurín de la Torre

SUR

Los arrestados sumergían la droga en recipientes con estos ingredientes y acto seguido la congelaban para que no fuese detectada por las autoridades

ALVARO FRÍAS y JUAN CANOMálaga

La Policía Nacional acaba de asestar un duro golpe al narcotráfico. Y es que los agentes no solo se han incautado de más de media tonelada de cocaína (555 kilos), sino que han descubierto un novedoso sistema, que no había sido visto hasta ahora, para ocultar la droga y transportarla en camiones sin ser detectada por las autoridades. En concreto, la escondían en bloques de comida congelada.

La investigación es muy reciente, ya que comenzó a finales del pasado mes de junio y acaba de terminar a principios del mes de agosto con su fase operativa. Así lo ha explicado esta mañana el comisario provincial, Francisco López Canedo, que ha estado acompañado en rueda de prensa por la subdelegada del Gobierno, María Gámez, el responsable de la comisaría de Fuengirola, José María Tocornal, el jefe en funciones de la zona occidental de la Policía Nacional, Alfredo Garrido, y por el responsable de la UDYCO Costa del Sol, Antonio Puertas.

Así el comisario provincial ha dado cuenta de una investigación que ha llegado a buen puerto gracias al olfato policial de los agentes y a las incontables horas de trabajo que han invertido en este caso. De hecho, la investigación comienza precisamente gracias a esa experiencia de los policías nacionales.

Una nave industrial ubicada en Alhaurín de la Torre llamó su atención. Estaba cerrada y en ella no se llevaba a cabo ninguna actividad laboral que estuviera registrada, sin embargo, acudían a estas instalaciones camiones con matrícula holandesa.

Las numerosas horas de vigilancia y las gestiones que practicaron los agentes hizo que estos acabaran descubriendo lo que en realidad se hacía dentro. López Canedo ha indicado que los policías nacionales averiguaron que la nave era una guardería de droga y que desde ella se distribuía la sustancia hasta Holanda a través de camiones.

La investigación llegó a su fase operativa y los agentes decidieron intervenir cuando se estaba procediendo a la carga de un camión. Al registrarlo, fue cuando se encontró la cocaína, algo que, según el responsable de la UDYCO hubiera sido imposible de hallar usando perros especializados, ya que la droga estaba muy bien oculta.

Para ello, la nave, que era donde se preparaba la droga para ser transportada, estaba repleta de material industrial, como envasadoras al vacío o cámaras frigoríficas de grandes dimensiones.

La técnica para ocultar la droga

López Canedo ha explicado que los narcos envasaban muy bien la droga para luego sumergirla en recipientes con crema de avellanas y de tofu. Estos eran congelados y los bloques se transportaban en camiones frigoríficos junto con otros productos, como pan de gambas o arroz chino, que no contenían droga.

El comisario provincial ha insistido en que era un método que estaba muy cuidado. Además, para camuflar aún más lo que en realidad estaban haciendo, los transportes se hacían en camiones frigoríficos y falsificando una conocida marca de comida rápida muy extendida en el país europeo al que iba destinada la sustancia estupefaciente.

«Hemos encontrado droga en fruta, en lechuga o en sardinas congeladas, entre otras muchas fórmulas, pero nunca con un método como este. Así ya nos hemos puesto en contacto con los compañeros del restos de unidades para informarles de este nuevo mecanismo«, ha apuntado Puertas.

En la fase operativa de esta investigación, que permanece abierta, se ha detenido a cuatro ciudadanos holandeses, que han ingresado en prisión, así como a un español, que ha quedado en libertado con cargos, todos ellos acusados de un presunto delito contra la salud pública y de pertenencia a organización criminal.

Asimismo, se practicaron cinco registros en la operación, efectuados en los municipios de Benalmádena, Mijas, Alhaurín el Grande y Alhaurín de la Torre. En ellos, además de la cocaína, se han incautado 170 kilos de polen de hachís, 74 de marihuana, dinero en efectivo, teléfonos móviles y material informático. La droga, según ha indicado López Canedo, hubiera alcanzado un valor de 34 millones de euros en el mercado negro.

Por su parte, la subdelegada del Gobierno ha aprovechado la ocasión para felicitar a la Policía Nacional por esta operación. «Esta investigación es solo una muestra más de la eficacia de este cuerpo de seguridad», ha concluido.

 

Fotos

Vídeos