Nuevas cotas de altruismo en la Gala contra el Cáncer en Marbella

Nuevas cotas de altruismo en la Gala contra el Cáncer en Marbella
Josele-Lanza -

Celebra su 35.º edición con un récord en asistencia e ingresos, recaudados para financiar su Centro de Día de la Asociación Española Contra el Cáncer

ADRIÁN MEDINAMarbella

A la gala benéfica más veterana de Marbella le sientan bien los años.El evento de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) celebró ayer su trigésimo quinta edición con un elenco de caras conocidas y un récord en mesas vendidas con respecto a la del año anterior.En total casi 600 personas acudieron anoche a la gala en el Real Club de Golf Guadalmina para mostrar su apoyo a la asociación, rozando casi el límite de aforo del club. Por su parte, la recaudación total alcanzó los 250.000 euros mediante la venta de entradas y donaciones de sus promotores, con el Centro Comercial La Cañada como principal, una cifra muy superior a la del año pasado.

Por el 'photocall' previo a la cena fueron pasando durante más de una hora los asistentes al evento, entre los que hubo princesas, un expresidente e importantes figuras del mundo de la empresa. Paloma Lago, una de las presentadoras, fue de las primeras en hacer acto de presencia. A medida que los invitados llegaban, eran recibidos por Maika Pérez de Cobas, presidenta de la Junta Local de la AECC en Marbella, acompañada en todo momento de la princesa Beatriz de Orleans, vicepresidenta de la asociación. Entre los invitados no faltó a su cita habitual el expresidente Aznar, que esta vez acudió sin su mujer, Ana Botella.

Junto a Paloma Lago, la gala estuvo conducida por Boris Izaguirre y Vicky Martín Berrocal, los tres vestidos de blanco impoluto. Izaguirre , que repite este año como presentador, declaró su alegría por poder participar en la que para él es «la gala de las galas» en Marbella.

Tras la cena tuvo lugar la tradicional rifa de la AECC, que este año también bate su propio récord con el cuádruple de regalos que en la gala del año pasado. De 200 a 800 han ascendido los premios, entre los que se encuentran algunos con alto valor sentimiental, como una raqueta empleada por Manolo Santana en Wimbledon o una corbata de Arturo Fernández, además de experiencias como entradas para asistir a un concierto de Plácido Domingo en el Metropolitan de Nueva York o un crucero por el Mediterráneo. Respecto a Gómez Y Molina, el tradicional cofre de la joyería se ha sustituido por un único anillo de grandes dimensiones.

Todos los ingresos de la gala de este año en Marbella se destinarán a financiar el Centro de Día que la asociación tiene previsto abrir en breve en Marbella, en un local cedido por el Ayuntamiento. El centro pretende ser un punto de encuentro para afectados por el cáncer fuera del espacio hospitalario en el que ofrecerse apoyo mutuo. Una forma de seguir plantándole cara a la enfermedad desde cerca.