¿Cómo vestir tu casa en Navidad a la moda?

Susana Mena y Valentina en la cocina. /
Susana Mena y Valentina en la cocina.

Alejada de los colores más tradicionales de decoración para estas fiestas, Susana Mena, de Lolita París Shop, propone vestir la casa con tonos más suaves como el rosa y el celeste, combinados con una base natural de verde y rafia. Su especialidad son los detalles artesanales y la integración de piezas antiguas

LORENA CODES

Lo que más le gusta en el mundo a Susana Mena (Lolita París Shop) es inventar. Darle forma a una idea hasta que toma cuerpo y se materializa. Y da igual que sea en el terreno de la moda, en la decoración, en la cocina o en el arte.La creatividad es parte de su vida, haga lo que haga. Por eso Susana celebra la Navidad doblemente, durante los días de fiesta pero también desde un mes antes, escogiendo cada detalle para vestir la mesa o ambientando cada rincón de su casa, envolviendo regalos de forma especial y dándole al handmade (artesanal, hecho a mano), una de sus actividades favoritas. Conforme se va acercando diciembre, Mena va acumulando propuestas y nervios. Confiesa que cada año empieza a decorar antes la casa y le gusta ir cambiando de estilo y colores, probar diferentes propuestas, pero siempre con el toque cálido y acogedor que caracteriza sus creaciones. «Quizá a otras personas estas tareas les generen estrés, pero a mí todo este lío me relaja, me gusta mantener las tradiciones», apunta.

La diseñadora de tocados y decoradora de eventos afincada en San Pedro de Alcántara afirma que desde que nació su hija Valentina esta ilusión se ha multiplicado. «Guardo muy buenos recuerdos de mi infancia, yendo a comprar regalos con mi madre y engañando a mi hermana, que es más pequeña», rememora, y añade que «casi son mejores los momentos de organizar que la propia sorpresa». Para Mena la Navidad es sinónimo de estar con la familia, con los amigos, cocinar juntos y celebrar reuniones infinitas.

Desde que tiene su hogar en San Pedro de Alcántara a la malagueña le encanta, además, ejercer de anfitriona y convocarlos a todos en casa. Pasarse el día cocinando y, muy especialmente, vestir la mesa para la fiesta. Coordinar el textil con la vajilla, la cristalería y los detalles hechos por ella misma se convierte en un arte en casa de Susana Mena. Este año la malagueña se ha decantado por tonos suaves, fundamentalmente rosas y celestes empolvados, conjugados con la base neutra en blanco, el verde de la parte vegetal y los toques en madera y rafia.

En el capítulo de manualidades, Mena ha reutilizado unos bastidores de bordar de su madre y con telas y la técnica del decoupage ha realizado unos adornos para el muro de ladrillos blancos de la cocina y también para la parte superior del árbol de Navidad.El motivo que ha quedado impreso, no podía ser de otra manera, es un reno. A Susana le encantan los detalles de falsa taxidermia, no sólo en estas fechas, sino durante todo el año. En el salón tiene una cabeza de ciervo de Guillermo García Hoz y el dormitorio de la pequeña Valentina luce dos cabezas de animales en mimbre, realizadas por ella misma.

En la zona de la cocina ha montado una mesa de desayuno, cubierta con un mantel de cuadros de vichy heredado de su madre y uno superpuesto de Ikea. Junto a los bastidores de la pared luce una estrella de palos de madera coronada con un toque verde de eucalipto que además perfuma. El toque de verde sobre blanco se extiende también al resto de la cocina, con una corona de abeto fresco, algunas plantas y la campana decorada.

Sin embargo, el capítulo más especial llega con la mesa. Este año Susana ha fabricado unos detalles para las servilletas con una etiqueta de papel kraft y con la cáscara de un cacahuete convertida en una divertida cara de un reno. En la mesa principal ha optado por un mantel de lino blanco, dos caminos en rosa y una gran tira de tul blanco en el centro. Ha colocado flor de algodón, ramas de madera, rosas, eucalipto y unos sencillos portavelas hechos con envases reciclados. Armonía y sencillez. Cuando se trata de escoger la vajilla, a Mena le gusta mezclar. En este caso se decantó por una rosa básica de Ikea y una beige con detalles de Zara Home. La luz es muy importante tanto en la mesa como en el resto de la casa, donde se reparten pequeñas bombillas que mezcladas con el verde crean una atmósfera única.

La otra parte del salón está protagonizada por el árbol de Navidad, adornado con unos pompones de lana que Susana hizo hace un par de años y con adornos en madera de El Corte Inglés. Lo finaliza con unas tiras de tela de saco en vertical «para no poner el típico lazo enrollado», destaca. Además, le gusta mucho la idea de decorar los pies del árbol con libros antiguos comprados en el mercadillo de Roma, musgo, cajas, sombrereras y un bonito cartel con el marco pintado de rosa para transmitir coherencia al conjunto. La chimenea está decorada con flor de algodón, ramas de abeto azul, eucalipto y otros tipos de verde siempre naturales. «Le di el toque de rosa y dorado con dos minicalabazas pintadas con Chalk Paint», apunta. Por último, en el recibidor Susana aprovechó una vieja puerta con cristales para colgar una corona en tonos naturales. La casa ya está lista para pasar los momentos más felices del año, antes y durante la fiesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos